Todo a punto para reinhumar, antes de fin de mes, los restos de Ramiro II y Alfonso el Batallador en San Pedro

Es cuestión de cuadrar agendas del Gobierno de Aragón, Ayuntamiento de Huesca y el Obispado, pero se está trabajando con la fecha del 29 de junio, para volver a depositar, en la capilla de San Bartolomé, de la iglesia de San Pedro el Viejo, los restos de los dos reyes de Aragón, Ramiro II y Alfonso el Batallador, que allí están sepultados. Se ha creído que el día, en el que se celebra la festividad de San Pedro, sería el más indicado por la coincidencia que supondría.

Los restos de Ramiro II el Monje y Alfonso I el Batallador fueron trasladados el 16 de agosto del pasado año 2009 a la Cátedra de Medicina Legal de la Universidad de Zaragoza. Allí, durante estos meses se les han realizado diversos análisis y estudios antropométricos para conocer más en profundidad cómo fueron y sus características.

Mientras, la capilla de San Bartolomé, Panteón Real, ha sido restaurada. Se ha cambiado el suelo y se ha dispuesto una nueva iluminación muy acertada para el espacio de que se trata. El sepulcro de Ramiro II, de mármol romano, ya no es una lápida pegada a la pared. Ahora está casi exento, dentro de una hornacina, y se puede ver perfectamente que es un sarcófaco con sus lados sin labrar.

Para Alfonso el Batallador, se ha hecho un sarcófago de piedra. La piedra que tenía anteriormente como tapa, se ta teñido de oscuro, dándole un aspecto envejecido. Diversos historiadores solicitaron al Gobierno de Aragón que se hiciera una réplica del dibujo que, en su día, hizo Valentín Carderera, de cuando vio el sepulcro en el Castillo de Montearagón, pero finalmente no ha podido ser.

En todo caso, y después de varios meses fuera de su lugar de descanso, los dos reyes aragoneses volverán en breve a San Pedro el Viejo de Huesca.

Comentarios