El Obispo de Barbastro-Monzón viaja a Roma

Alfonso Milián, feb 09

El Obispo de Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, según ha podido conocer Radio Huesca Digital, ha viajado a Roma para, entre otros asuntos, abordar la situación actual del litigio de las 112 obras de arte sacro. Se da la circunstancia que el Obispo de Lérida, Joan Piris, asistió recientemente en Roma a una serie de actos y mantuvo un encuentro con los Cardenales Re y Bertone en el que trataron asuntos relaciones con este conflicto.

Todo parece indicar que la Santa Sede quiere dar a la mayor brevedad posible una solución a este tema puesto que está “dañando la imagen de la Iglesia”, según se expresa en algunos ámbitos eclesiásticos. La carta que enviaba Joan Piris a Arzobispos, Cardenales y Obispos, en la que señalaba que meditaba dimitir ha podido ser el motivo principal para que la Santa Sede retome de nuevo este tema con el fin de encontrar una solución con la colaboración de ambas partes.

Piris explicaba en la carta que su voluntad es cumplir la orden del Tribunal de la Signatura Apostólica y devolver los bienes pero la Generalitat le traslada reiteradamente que “las 112 piezas de arte están catalogadas y forman parte de una colección amparada por la Ley de Patrimonio Cultural”.

Piris señalaba en la misiva que confiesa que por su cabeza ha pasado, y todavía no ha desechado, la idea de presentar su renuncia al Santo Padre, como ha manifestado al anterior y al actual Nuncio de Su Santidad en España, y al cardenal Bertone. El obispo de Lérida manifiestaba que está siendo objeto de “linchamiento público” por temas que cree tienen poca relación con el Evangelio y la misión evangelizadora encomendada, al mismo tiempo que destacaba que este asunto es “una pesada carga para ambas diócesis, piedra de tropiezo para la fe de muchos, y para la respectiva actividad pastoral en estos tiempos”.

El Obispo de Lérida opinaba que “las cosas han llegado a un nivel de politización tal que haría necesaria una verdadera mediación Iglesia-Estado”, pero, según Piris, “parece que no es tan sencillo o no da el resultado esperado”. En el escrito afirma que aceptó servir como Obispo a la Diócesis de Lérida puesto que se le dijo que “las cosas estaban en vías de solución y el tiempo está demostrando lo contrario”.

El Tribunal de la Signatura Apostólica en reiterados decretos ha dictaminado que los bienes se encuentran en depósito en Lérida, son propiedad de Barbastro-Monzón, y que deben ser devueltos. El Obispo de Barbastro-Monzón ha señalado en distintas ocasiones que está dispuesto a colaborar pero exige que las obras de arte regresen a sus legítimos propietarios.

Comentarios