Rafael Miravalles, primero en una Quebrantahuesos marcada por el mal tiempo

La vigésima edición de la Quebrantahuesos, que ha transcurrido sin incidentes reseñables, ha tenido al tiempo como principal protagonista. De hecho, la lluvia y las bajas temperaturas que se han registrado en algunos puntos, como en el Somport y la vertiente francesa de los Pirineos, han obligado a muchos participantes a bajarse de la bicicleta y dar por terminada su participación en la prueba, ya que algunos de ellos presentaban síntomas de hipotermia. A pesar de las adversas condiciones climatológicas, el valenciano Rafael Miravalles ha sido el primero en completar los 205 kilómetros del recorrido, invirtiendo para ello 5 horas, 45 minutos y 46 segundos. El cicloturista que participaba por primera vez en esta marcha no ha podido tener mejor debut. Miravalles, campeón de España, ha destacado la dureza de la prueba, que se ha acrecentado con la lluvia, el frío y el viento.

El presidente de la Peña Ciclista Edelweiss, Roberto Iglesias, reconocía el esfuerzo de ciclistas y voluntarios en un día marcado por el frío y la lluvia, sobre todo en la zona francesa. Destacaba Iglesias que 1500 ciclistas que salieron de Sabiñánigo se quedaban a las puertas del Marie Blache y hubo que fletar 12 autobuses para ir recogiendo a los que iban abandonando para llevarlos de vuelta a la capital del Altogállego por hipotermias.

En segundo lugar, ha cruzado la línea de llegada el oscense Sergio Pérez, colaborador de Radio Huesca en materia de ciclismo, que debido al nivel de los participantes no esperaba terminar la prueba entre los cinco primeros. Pérez, que ha completado la Quebrantahuesos, en 5 horas y 47 minutos, se adjudicaba recientemente las cicloturistas de Graus y Jaca. Al finalizar la prueba, ha reconocido que ha sufrido mucho sobre la bici, especialmente en las bajadas donde el asfalto estaba muy mojado, complicando los descensos.

El tercero en hacer la Quebrantahuesos ha sido Ángel Vázquez, que a pesar de haber pinchado en el Marie Blanque ha conseguido reponerse y llegar a meta. Por último, el serrablés, Milton Ramos, ha quedado en quinta posición.

El último en llegar a meta fue pasadas las 19.30 horas, 12 horas después de iniciarse la marcha.

Alrededor de las diez y veinte de la mañana, atravesaba la línea de llegada el primer corredor que completaba la Treparriscos 2010. Se trataba del barbastrense, Daniel Arnal, del Club Ciclista Aragón, que ha realizado el recorrido en 2 horas, 17 minutos y 14 segundos, lo que supone una marca inferior a la registrada el año pasado. Arnal, que ha llegado en solitario a la meta, ha comentado sus buenas sensaciones durante toda la prueba. En el túnel de Escarrilla, es donde el ciclista de la ciudad del Vero ha decidido abrir brecha en el grupo que le acompañaba, consiguiendo crear un hueco importante en el descenso. El joven cicloturista, que lucía un maillot de Aspanoa, asociación que presta servicio a niños con cáncer, ya había participado el año pasado en esta marcha y hace cinco años en la Quebrantahuesos. Respecto a los resultados cosechados en la temporada, Arnal, que se dedica principalmente a carreras de tipo máster, está más que satisfecho.

El segundo en terminar la Treparriscos de este año ha sido Óscar Pardinilla, también de Barbastro que ha realizado los 90 kilómetros del trazado en 2 horas, 19 minutos y 24 segundos. Tras participar cuatro veces en esta prueba, ha conseguido ahora su mejor puesto. Aunque ha hecho en otras tres ocasiones la Quebrantahuesos, el corredor del Club Ciclista Aragón, prefiere participar en la Treparriscos porque el desgaste físico es menor. De momento, sus mayores éxitos los ha alcanzado en bicicleta de montaña.

En tercer lugar, ha llegado David Jarión que ha completado su cuarta participación en esta prueba en un tiempo de 2 horas, 19 minutos y 25 segundos. El zaragozano ha reconocido la supremacía física de Daniel Arnal, que ha lanzado un ataque muy fuerte, dejando sin opciones a sus inmediatos seguidores. Jarión está muy contento de cómo está transcurriendo la temporada donde se ha adjudicado el Campeonato de Aragón. La próxima cita en la que ya está trabajando es el Campeonato de España.

Respecto a las féminas, la primera en hacer el recorrido de la Treparriscos ha sido la vasca Iratí Olalde, que ha invertido 2 horas, 40 minutos y 17 segundos. Olalde ha destacado la rapidez con la que se ha desarrollado la prueba, extremo que ha achacado a los cambios en el trazado provocados por las obras que se están acometiendo en la carretera de acceso a Tramacastilla. Aunque el mal tiempo se ha cebado con los corredores en el tramo comprendido entre Sallent de Gállego y el alto del Portalet, Olalde se ha encontrado cómoda durante toda la marcha. De momento, no se plantea la posibilidad de participar en la Quebrantahuesos. La segunda mujer en completar los 90 kilómetros de recorrido ha sido Ainhoa Mendía.

En esta ocasión, 8.453 ciclistas han participado en la Quebrantahuesos y la Treparriscos de 2010. De ellos, 6.976 han tomado la salida en la calle Secorún de Sabiñánigo, junto a la sede de la Comarca del Alto Gállego, en la vigésima edición de la Prueba Cicloturista Internacional Quebrantahuesos. Los que la han completado han tenido que recorrer 205 kilómetros y subir cuatro puertos de montaña: Somport, Marie Blanque, Portalet y Hoz de Jaca. Media hora después, han salido los 1.477 ciclistas, que se han propuesto completar la Treparriscos, una prueba que este año ha visto alterado su recorrido por las obras de ensanche y mejora en la carretera de acceso a Tramacastilla de Tena desde la A-136.

En los cortes de cinta previos a la salida de la Quebrantahuesos y la Treparriscos, han participado las consejeras de Educación, Cultura y Deporte de los Gobiernos aragonés y vasco, Mª Victoria Broto, y Blanca Urgell, respectivamente; el subdelegado del Gobierno en Huesca, Ramón Zapatero; el presidente de la Comarca del Alto Gállego, Mariano Fañanás; el presidente de la Peña Ciclista Edelweiss, Roberto Iglesias, y el alcalde de Sabiñánigo, Jesús Lasierra, entre otras autoridades. Broto ha incidido en la relevancia social, económica y deportiva de la Quebrantahuesos, que “supone todo para la comarca”. Por su parte, su homologa en el País Vasco, ha subrayado el importante número de corredores que llegan procedentes de las tres provincias vascas y que este año ronda los 2.000.

En el pelotón de la Quebrantahuesos, muchos nombres ilustres del mundo del deporte, como los ciclistas Abraham Olano, Eduardo Chozas, Fernando Escartín, Tony Rominger, Marino Lejarreta, Peio Ruiz Cabestany, Joseba Beloki y Joan llaneras, además de otros deportistas como Martín Fiz, Marc Coma y el periodista de Fórmula 1, Antonio Lobato, entre otros.

Una de las ausencias más destacadas ha sido la del atleta serrablés, Samuel Sánchez que, debido al atropello que sufrió mientras realizaba su reto de recorrer en bicicleta la distancia que separa Atenas de Sabiñánigo, sufría la fractura de dos costillas y múltiples magulladuras, que le han impedido participar en la Quebrantahuesos.

Dentro del pelotón, el corredor más joven ha sido el barcelonés, Fernando Albajar, nacido en 1992, y el más veterano, el valenciano Roger Saulat, que cuenta con 77 años de edad. En lo que se refiere a la Treparriscos, el más veterano es el zaragozano Francisco Flores y el más joven, Ignacio Lasierra, que acaba de cumplir los 16 años, edad mínima exigida por la organización para poder participar en esta marcha.

Además, con motivo del vigésimo aniversario de la prueba serrablesa, se han concentrado un buen número de personajes famosos, que han querido llevar a cabo proyectos de superación personal. Buena muestra de ello es el cantante invidente Serafín Zubiri que, junto a los otros diez tándems que este año participan en la Quebratahuesos, ha salido con el primer cajón. El artista navarro, que quiere promocionar su proyecto “Camino de los Satélites”, dirigido a conseguir la accesibilidad de los discapacitados a la Ruta Jacobea, mostraba momentos antes de la carrera cierto temor a los empujones y a las bajadas de los puertos. Otro de los retos solidarios de esta edición es el de Riki Abad, que a las ocho y media de la mañana ya había coronado a pie el Portalet bajo una intensa lluvia. Asimismo, hay que destacar la hazaña emprendida por Toño Martí, más conocido como Quebrantaman, que se ha propuesto realizar un ironman o, lo que es los mismo, la prueba más exigente del triatlón, con natación, ciclismo y carrera a pie.

La organización ha distribuido en los avituallamientos repartidos durante todo el trazado de la prueba 12.000 raciones de comida, 150.000 litros de agua y 2 toneladas de plátanos. Además, el Portalet, donde las condiciones climatológicas no han sido del todo favorables para los corredores por la incesante lluvia, ha sido uno de los puntos del recorrido donde mayor número de gente se ha concentrado para ver el paso de los ciclistas. A la vista de esta circunstancia, este año se ha instalado por primera vez un hospital de campaña en el alto de este puerto donde se atenderán las posibles contingencias sanitarias y asistenciales de los espectadores que presencian la prueba.

La prueba, que celebra su 20 cumpleaños, mantiene el mismo esquema de ediciones anteriores y no ha experimentado cambios en el trazado. No sucede los mismo con la Treparriscos que, debido a las obras de mejora en la carretera de acceso a Tramacastilla, sí ha visto alterado su recorrido. Los ciclistas han visto reducida la distancia en tres kilómetros y se han librado de la subida a Sandiniés, que preocupaba a muchos de los participantes por su dureza y por los problemas técnicos que tradicionalmente surgen en este punto.

Así las cosas, la “hermana pequeña” de la Quebrantahuesos no ha transcurrido en esta ocasión por el tramo Sandiniés-Tramacastilla. Una vez superado el túnel de Escarrilla, se ha continuado directo a Sabiñánigo. Además, el avituallamiento que se situaba en Tramacastilla se ha ubicado en Escarrilla.

Homenaje múltiple

El pistoletazo de salida de la Quebrantahuesos tenía lugar este viernes con la entrega de dorsales en la nave de la Comarca del Alto Gállego donde también se desarrollaba uno de los actos más emotivos de la jornada: el homenaje multitudinario que la Peña Ciclista Edelweiss ofrecía a corredores anónimos y famosos que, con su participación, han hecho historia en el cicloturismo serrablés. Entre los nombres propios que recibían el reconocimiento de la organización, se encontraban Juan Delibes, uno de los hijos del escritor y ciclista, recientemente fallecido, Miguel Delibes, la familia de Mireya García Barrio, cuya madre participa en esta edición de la Treparriscos con un tándem, y deportistas de la talla de David Conde, Joseba Beloki, Fabiana Luperini, Antonio Lobato, periodista de Fórmula 1, Marc Coma y Serafín Zubiri, cantante invidente. Todos ellos se unían a la larga lista de homenajeados en ediciones anteriores, como los ciclistas Pello Ruiz Cabestany, Marino Lejarreta, Eduardo Chozas, Abraham Olano, Tony Rominger o Joan Llaneras.

Además, desde este viernes, los amantes del cicloturismo tienen una cita con la exposición “20 años de Quebrantahuesos, una muestra retrospectiva que recopila maillots, carteles, fotografías varias e informaciones de prensa publicadas durante estos años. Éste no es el único acto especial programado con motivo del 20 aniversario, ya que los organizadores han conseguido editar un libro que recoge las anécdotas, vivencias e imágenes más destacadas de los participantes, organizadores y voluntarios.

La Prueba Cicloturista Internacional Quebrantahuesos ha afrontado este sábado 19 de junio una de sus ediciones más emotivas y significativas, ya que celebra su vigésimo aniversario. Más de dos décadas separan esta edición de aquellas sencillas pruebas cicloturistas que fueron el preludio de la actual y en las que ya participaban más de 300 corredores.

El trabajo serio desarrollado durante estos 20 años, el esfuerzo invertido y el boca a boca han sido determinantes a la hora de consolidar esta cita deportiva, que ha sabido adaptarse a las exigencias del momento, sin renunciar a su espíritu inicial. Lo cierto es que, a día de hoy, la Quebrantahuesos es una prueba más que consolidada, cuya magnitud y popularidad, quedan refrendadas no sólo por el elevado número de participantes y por el complejo entramado organizativo, sino también por el hecho simbólico de su puesta de largo en la sede del Consejo Superior de Deportes, en Madrid.

Comentarios