Cada año, más niños saharauis vienen a la provincia y más familias quieren acogerlos

Cuarenta y cuatro niños saharauis pasan desde este martes sus vacaciones en la provincia. Podrían haber sido más, porque había más de 50 familias dispuestas a acogerlos durante dos meses, pero finalmente son 44 niños que se alejan de las temperaturas extremas del desierto del Sáhara, conocen otro mundo y se divierten con sus familias de acogida en España.

Durante el verano, los campamentos de refugiados saharauis que se sitúan en el desierto de Algeria se quedan prácticamente sin niños. Se alejan del calor extremo que hace en el desierto y viajan a países europeos fundamentalmente, y de ellos España es el mayor receptor. Huesca acoge este año a más niños que nunca, 44.

Hace 5 años que la Asociación Alouda coordina las “vacaciones en paz” de los niños saharauis. Cuando llegan aquí aprenden español, llevan una alimentación sin carencias, que dista mucho de los alimentos de ayuda humanitaria de los que viven, también les hacen revisiones médicas, pero a ellos, hay otras cosas que les llaman la atención.

Les sorprende la televisión, el frigorífico, el agua corriente, la piscina, las bicis, la motos y el contraste de la arena con el asfalto, sobretodo a los niños que tienen familias de acogida en ciudades grandes, con mucho tráfico. También les sorprende las prisas con las que se va a todos lados. En los campamentos saharauis no necesitan reloj, es otro mundo.

La Asociación Alouda también quiere difundir la causa saharaui con estos campamentos. Los aproximadamente 200.000 saharauis que viven en los campamentos de refugiados de Argelia no pueden sobrevivir por ellos mismos, no pueden ser autosuficientes. Dependen de la ayuda humanitaria porque en el desierto no pueden cultivar nada.

Comentarios