Cartas al Director: Agradecimientos Quebrantahuesos

Roberto Iglesias, Presidente de la Peña Ciclista Edelweis

Se celebró una nueva edición de la Quebrantahuesos, este año la meteorología nos tenía preparada una muy dura jornada de aire, frío, y sobre todo de mucha lluvia.

Si en otras ediciones fue el tremendo calor y las deshidrataciones asociadas el principal enemigo de los participantes, en esta ocasión la lluvia y el frío ocasionaron hipotermias y fueron la causa de los numerosos abandonos.

Cuando tan solo han transcurrido dos días, desde la organización queremos hacer un resumen de las experiencias vividas y agradecer a todos aquellos con los que compartimos una dura jornada de ciclismo.

En primer lugar respetar la decisión de los más de 1.700 que teniendo dorsal asignado decidieron no tomar la salida por diferentes situaciones: las lesiones de los últimos días, problemas familiares o personales y finalmente las previsiones meteorológicas hicieron que muy a su pesar no pudieran estar en el inicio de la Quebrantahuesos

Respetar la decisión de quienes a la vista de las condiciones que ya empezaron a sufrir subiendo el Puerto del Somport, y viendo el cariz que tomaba la situación, decidieron que para ellos no era el mejor día para hacer el recorrido de la Quebrantahuesos y se dieron la vuelta.

Así en la ruta hacia el Somport, primer puerto de la jornada, había numerosos pelotones bajando, cuando muchos participantes seguían subiendo, y algunos de estos últimos hasta llegaron a pensar que la prueba se había suspendido.

Respetar a todos los que tras los primeros kilómetros de descenso, decidieron abandonar, pues debido al frío notaban una disminución de sus facultades físicas, que les impedían un correcto control de la bicicleta.

La cantidad de abandonos fue importante, más de 1.500.

Así FELICITAR a los más de 5.100 participantes que finalizaron la Quebrantahuesos, y a los 1.500 que hicieron lo propio en la Treparriscos, unos auténticos valientes, que asumieron de manera personal su reto y lo superaron.

Y también Felicitar y agradecer a otros héroes que no iban en bicicleta, que también tuvieron que soportar las duras condiciones.

El publico que siguió concentrándose en diferentes puntos del recorrido, para animar a los participantes, no era día para el bikini, pero muchos siguieron esperando muchas horas el paso de ciclistas

Los fotógrafos oficiales y quienes grabaron el video en el Marie Blanque, que siguieron grabando y disparando sus cámaras de fotos.

Los Servicios de Cruz Roja, que también estuvieron al pie del cañón durante muchas horas que agotaron las más de 300 mantas térmicas que llevaban, que tenían que calentar a baño maría, el suero antes de poder ponerlo a quien lo necesitaba.

Los vecinos de las localidades francesas, que atendieron a participantes, que abrieron sus domicilios, que ofrecieron bebidas calientes, que abrieron las iglesias para poder acoger a los que abandonaban.

Los Servicios de Gendarmería, que permitieron el paso de grupos organizados y señalizados de ciclistas por el túnel del Somport, de retorno a España, a modo de burbuja

La Organización de la prueba que entre otras actuaciones fleto 14 autobuses para el traslado de participantes, y dos trailers para el transporte de bicicletas; que realizaron dos viajes.

Las bicicletas recogidas superaron las 800.

En los puntos de avituallamiento, sobró mucha comida y muchísima bebida:

En la zona de meta, la cerveza tan demandada en otras ocasiones no fue tan solicitada, pero es si se consumieron más de 4.500 litros de Cerveza.

Se consumieron 11.300 raciones de macarrones y 16.000 de productos lácteos

Y LOS VOLUNTARIOS que una vez más fueron los auténticos héroes, algunos más de 5 horas con su banderola y su pito debajo del chaparrón. Aguantando sin desfallecer. Entre estos no hubo ningún abandono

Algunos participantes nos comentaron como en un momento determinado se bajaron de la bicicleta para abrazar a algún voluntario que estaba en una curva, agradeciéndole su esfuerzo.

O de quienes en los puntos de avituallamiento decían a los voluntarios “Gracias, pero que hacéis vosotros aquí “; la respuesta era fácil “atenderos a vosotros, a los participantes”

Otros participantes los denominaron como “ángeles en el infierno de agua y frío “

La Bendita Locura, la épica de la Quebrantahuesos ha añadido un nuevo hito en su historial…. Ya en muchas conversaciones se dirá “te acuerdas del frío del 2010…”

Y desde la Organización de la Quebrantahuesos, queremos reconocer y agradecer a todos los que formaron parte de la 20 Quebrantahuesos, todos y cada uno de los esfuerzos, de las vivencias, de las experiencias trasmitidas.

Nos veremos en el 2011.

Comentarios