Aragón registra más defunciones que nacimientos

Aragón tuvo en 2009 un crecimiento vegetativo negativo de 157 personas, ya que nacieron 13.064 bebés pero se contabilizaron 13.221 defunciones, frente a los 13.675 nacimientos y 13.398 muertes registradas el año anterior.

Según los datos provisionales de la encuesta Movimiento Natural de la Población difundida por el Instituto Nacional de Estadística (INE), por provincias, en el pasado año en Huesca se registraron 2.024 nacimientos y 2.292 defunciones, en Teruel 1.214 nacimientos y 1.658 muertes, y en Zaragoza llegaron al mundo 9.826 bebés y murieron 9.271 personas.

En 2009 también bajaron el número de matrimonios, ya que frente a las 5.086 uniones formalizadas en 2008, el año pasado fueron 4.891.

En general, el número de nacimientos bajó en España el cinco por ciento en 2009, el primer descenso tras una década de aumento constante de la natalidad.

Este descenso es resultado de una reducción progresiva del número de mujeres en edad fértil y de una menor fecundidad, ya que, de hecho, el número medio de hijos por mujer bajó hasta el 1,40, desde el 1,46 registrado en 2008.

En el caso de las españolas, la tasa de fecundidad bajó de 1,38 a 1,33 y entre las extranjeras de 1,81 a 1,69.

El frenazo de la natalidad redujo el crecimiento natural de la población de España, con lo que, el saldo vegetativo (diferencia entre el número de nacimientos y defunciones) fue de 109.445, una cifra "sensiblemente inferior a la observada en 2008", año en que se alcanzó el máximo crecimiento vegetativo desde 1985, según el INE.

En 2009 murieron 383.486 personas, el 0,7 por ciento menos que un año antes, lo que redujo la tasa bruta de mortalidad hasta los 8,35 fallecidos por cada mil habitantes, frente a los 8,43 del año 2008.

El número de fallecimientos de extranjeros fue de 10.542, el 2,75 por ciento del total, pese a representar más del 12 por ciento de la población residente.

Siete de cada diez de estos fallecimientos correspondieron a ciudadanos de la Unión Europea, que son los extranjeros residentes en España con edades medias más avanzadas, especialmente los del Reino Unido y Alemania, cuyos ciudadanos fallecidos representaron el 23,5 por ciento y el 12,9 por ciento del total, respectivamente.

En 2009, se celebraron 175.952 matrimonios, el 10,8 por ciento menos que en el año anterior, lo que redujo la tasa bruta de nupcialidad hasta 3,83 por cada mil habitantes.

En el 21,3 por ciento de los matrimonios, al menos uno de los cónyuges era extranjero y en el 21,1 por ciento ninguno de los contrayentes era español.

El número de uniones entre personas del mismo sexo fue de 3.412 (2.212 entre varones y 1.200 entre mujeres), 218 más que en 2008.

Por comunidades autónomas, el INE precisa que el mayor crecimiento vegetativo de la población se registró en Madrid (34.362 personas), Andalucía (29.733) y Cataluña (24.842).

En términos relativos, los mayores saldos vegetativos por mil habitantes se dieron en Murcia (5,6 por ciento) y Madrid (5,5). Según el INE, también se registraron más defunciones que nacimientos en Galicia, Castilla y León, Principado de Asturias, Cantabria y Extremadura.

La tasa de natalidad bajó en todas las autonomías, salvo en Asturias, donde subió una décima respecto a 2008, aunque esta comunidad sigue siendo la de menor natalidad de España (7,9 nacidos por mil habitantes), junto a Castilla y León (8,2) y Galicia (8,3).

Las tasas de mortalidad más altas fueron las de Asturias (12,1 defunciones por cada mil habitantes), Galicia (11,0) y Castilla y León (10,7).

Respecto a los matrimonios, la tasa de nupcialidad sólo creció en Castilla y León, Extremadura, Baleares, Asturias y Ceuta.

Comentarios