Invertidos 30.000 euros en la reparación de la pista forestal que conduce a la ermita de Santa Orosia

El departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón ha invertido 30.000 euros en la reparación de la pista forestal que parte desde la localidad de Yebra de Basa hasta la ermita de Santa Orosia, en la comarca del Alto Gállego. Las obras de reparación han consistido en la construcción de un muro de contención, el saneamiento de los pasos de agua y la construcción de cunetas para evitar desprendimientos de tierras. De esta forma, se ha restablecido el paso y se ha recuperado la anchura de la pista para garantizar la seguridad de los visitantes.

En esta pista se produjeron una serie de desprendimientos en invierno, debidos a la escasez de cimentación, a la pendiente del talud, así como por los materiales de construcción utilizados, que obligaron a cortar el paso en un punto situado a unos 2,5 kilómetros de Yebra de Basa, en una zona con una fuerte pendiente, situada a unos 1.200 metros de altitud.

Debido a estos corrimientos de tierra, el paso quedó inestable y la anchura limitada a unos 2 metros. Al ser frecuentado por vecinos y turistas que se acercan a pie o en bicicleta de montaña hasta el santuario de Santa Orosia, el departamento de Medio Ambiente decidió ejecutar estas obras de mejora del camino para garantizar la seguridad del paso.

Las obras de reparación, de gran dificultad técnica dada la altitud a la que discurre la pista forestal, han consistido en la construcción de un muro de contención con piedras de gran tamaño, el relleno de gravas para facilitar el drenaje y en la reconstrucción del camino. En otros puntos del camino también se han reparado pequeños desprendimientos, saneado pasos de agua  y construido cunetas.

Este entorno forma parte del futuro Paisaje Protegido de Santa Orosia, en cuya declaración está trabajando el departamento de Medio Ambiente a propuesta del ayuntamiento Yebra de Basa y la asociación O Zoque y que cuenta ya con el apoyo de los cinco municipios que se beneficiarían de este nuevo espacio de la Red Natural de Aragón (Yebra de Basa, Sabiñánigo, Biescas, Broto y Fiscal), así como las comarcas del Alto Gállego y Sobrarbe. Desde el Departamento se mantienen reuniones y contactos con los propietarios privados de la zona buscando el consenso y el acuerdo total del territorio, una premisa fundamental que marca la línea de trabajo seguida hasta ahora.

La declaración de un Paisaje Protegido redundaría en nuevas inversiones y oportunidades de desarrollo sostenible para los habitantes de la zona, al tiempo que garantizaría legalmente el mantenimiento y el fomento de las actividades socioeconómicas como las agrícolas y ganaderas, la caza o la pesca.

Una vez declarado el Paisaje Protegido, los municipios, habitantes y empresas del área de influencia socioeconómica del territorio se beneficiarían de la política de subvenciones del departamento de Medio Ambiente y de la propia inversión directa que el Gobierno de Aragón efectuaría mediante las partidas destinadas a la mejora y conservación de la Red Natural de Aragón.

La zona incluida en el Paisaje Protegido de Santa Orosia cuenta ya con figuras de protección puesto que existen tres Lugares de Importancia Comunitaria (LIC) y una Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA). La inclusión en la Red Natural de Aragón supone una importante promoción publicitaria y una marca de calidad ambiental. Además de los valores naturales, Santa Orosia y su entorno reúne un gran valor cultural, etnológico, religioso y sentimental para la zona.

El ámbito inicialmente propuesto para su debate social era un amplio territorio comprendido entre los ríos Ara y Gállego, limitando al norte con la sierra Tendeñera y al sur con el río Basa. Se encuentra a caballo de las comarcas de Alto Gállego y Sobrarbe.

En Aragón, hay 15 espacios naturales protegidos, de los que 7 se han declarado en los últimos seis años. Bajo la figura de Paisaje Protegido, hay tres: el de los Pinares de Rodeno (en la comarca de Albarracín), y los de San Juan de la Peña y Monte Oroel y las Foces de Fago y Biniés (en la comarca de Jacetania).

Comentarios