Se presenta el anteproyecto de unión de Astún y Candanchú

La Asociación Turística del Valle del Aragón presentará este miércoles el anteproyecto de unión de las estaciones de esquí de Astún y Candanchú, que ha sido realizado por la empresa canadiense Ecosing. En dicho anteproyecto se contemplará la unión con remontes de Astún y Candanchú. En una segunda fase se estudiará la unión con Formigal. Este proyecto supondría la creación de una superficie esquiable de más de 200 kms en el Pirineo aragonés y se podría competir con otras zonas europeas. La inversión necesaria se cifra entre 35 y 40 millones de euros.

El Valle del Aragón no quiere quedarse atrás en el sector del esquí. En el último año ha descendido en un 20% el número de esquiadores en Astún y Candanchú, por la crisis, pero también por el “efecto Aramon”. Las dos estaciones de la zona, Candanchú y Astún, los Ayuntamientos y los empresarios apuestan por crear un único dominio esquiable potenciando la unión física de los dos complejos y su unión también con Canfranc.

La primera fase del proyecto contempla la unión mediante remontes de Canfranc, Astún y Candanchú. La segunda fase estudiará la unión con Formigal. El coste de estos estudios es de 120.000 euros, financiados por la Secretaria de Estado de Turismo y la ATVA. La empresa debe presentar al menos dos alternativas, con su correspondiente estudio de viabilidad técnica, de impacto ambiental y su repercusión social y económica en el valle. Con esto se pretende crear las bases de futuro y tomar la iniciativa desde el territorio, contando con buenos estudios para poder buscar financiación para el proyecto tanto en Instituciones públicas como en empresas privadas, según indicaban desde la ATVA.