CCOO: Aragón, la economía que más se ha deteriorado con la crisis y de las que más empleos destruye

La buena noticia de bajada del paro conocida este viernes, aun con su signo pasajero, contrasta con la fotografía de la economía aragonesa que ofrece el informe de coyuntura del año 2009 presentado esta mañana por CCOO Aragón. Según el análisis de los datos de actividad y empleo realizados por el Gabinete Técnico de la central, la Comunidad Autónoma se sitúa a la cabeza del deterioro económico a nivel nacional y, lo que es peor, sufre una importante destrucción de tejido productivo (formación bruta de capital y bienes de equipo) que compromete seriamente el resurgimiento económico.

El propio secretario general del sindicato, Julián Buey, ha subrayado el riesgo de que el giro en las políticas de gasto por parte del Gobierno hipoteque la incipiente recuperación iniciada en 2010 (siquiera de una centésima) y que no se vuelvan a dar condiciones de generación de empleo hasta el año 2012 y eso “si hay suerte”. El recorte de la inversión pública adoptado para cuadrar el déficit contrasta con la destrucción de tejido productivo que ha sufrido la Comunidad, con un recorte del 24,1% en la inversión en bienes de equipo (maquinaria y tecnología) y del 9,8% en construcción (capital bruto).

Concretamente, este panorama desolador se ve reflejado en la bajada de la producción industrial, que cayó durante 2009 un 16,2%, en el recorte más severo registrado desde la crisis del petróleo de 1973. No en vano, el economista de CCOO Aragón Carmelo Asensio ha insistido en que, más allá del impacto global de la crisis en todos los países, la Comunidad tiene unos “problemas propios” en su estructura productiva que “habrían salido a la luz de todas formas”.

Así, Asensio no ha dudado en señalar que existe un claro “exceso de capacidad productiva” de muchas empresas aragonesas, y ha advertido que el sector de la automoción es un sector “maduro que va a ir pesando cada vez menos en la economía”. Por ello, ha denunciado la inexistencia de una política industrial por parte del Departamento de Industria de la DGA orientada a diversificar la producción hacia nuevos sectores con mayor componente tecnológico. “No es casualidad que Aragón sea la cuarta comunidad autónoma que menos invierte en I+D”, ha dicho.

Deterioro del empleo

Por otra parte, el estudio del sindicato recoge también una situación muy deteriorada en el mercado laboral aragonés, con un incremento del paro del 79,3% durante 2009 hasta alcanzar el hito de 99.600 parados el pasado mes de marzo. “La intensidad en la destrucción de empleo ha hecho que Aragón haya pasado de una tasa de pleno empleo, con un 4,8% de paro, a una tasa del 15,2%, el triple desde que comenzara la crisis”, ha comentado el economista de CCOO.

Más allá del “espejismo” que se forma en el periodo vacacional -como ha calificado el propio Buey la ocupación estacional durante el verano- desde el sindicato se ve con preocupación la evolución del empleo. Sobre todo, sus representantes han insistido en los problemas que están sufriendo ciertos colectivos como los jóvenes, con uno de cada tres menores de 25 años desempleado, y los inmigrantes, que acaparan una cuarta parte del desempleo de la comunidad.

Esta falta de expectativas ha generado que la población activa se haya reducido por primera vez en 30 años, con un “efecto salida” de personas extranjeras que están volviendo a sus países de origen o buscando oportunidades en otras economías más boyantes, según ha asegurado Asensio.

Otra manera de hacer

Finalmente, Buey ha opuesto a esta realidad una serie de propuestas alternativas a las fórmulas que llegan desde el Banco Central Europeo y el Fondo Mundial Internacional y que han sido abrazadas sin reparos por gobiernos como el español. “No es verdad que sólo haya un modo de hacer las cosas, desde CCOO y desde otros ámbitos defendemos otra manera de hacer las cosas”, ha reivindicado.

En primer lugar, el secretario general ha abogado por “consolidar y aumentar la protección social” ante el aumento de personas sin ninguna fuente de ingresos y el riesgo de exclusión social que “es ya una realidad”. Y, ante la polémica necesidad de cuadrar el déficit público a base de planes de ajuste que suponen “echarle la mano en el bolsillo a los trabajadores”, Buey ha defendido una amortización de la deuda a medio plazo, más allá del criterio político marcado en el Tratado de Maastrich, que permita “dinamizar la economía” sin dañar la capacidad de consumo de la mayoría de la población.

Para ello, ha realizado una defensa cerrada de una nueva fiscalidad basada en la progresividad. “Nuestra comunidad autónoma tiene una presión fiscal del 33,2% frente a la media del 38,4% de la Unión Europea, y ese diferencial es a cuenta de las rentas más altas”, ha denunciado. Así, ha instado al Gobierno Autonómico a la introducción de un nuevo tramo de gravamen en el IRPF de entre el 45 y el 50% para las rentas que superan los 109 mil euros y a la recuperación del impuesto de patrimonio como una figura “esencial”.

Finalmente, el máximo responsable de CCOO en Aragón ha resaltado la necesidad de acometer una reforma en el sistema financiero, que incluye la reestructuración de las cajas autonómicas. No obstante, ha señalado el peligro de los procesos de “fusión fría” que suponen un riesgo de bancarización “por arriba” (con la constitución de sociedades anónimas de gestión) y “por abajo” (con la concesión de derechos políticos a las participaciones). En cualquier caso, sí se ha mostrado partidario de “aumentar la masa crítica y la solvencia” de las entidades, siempre que esto no suponga destrucción de empleo.

Comentarios