La AECC de Monzón enseña a los niños a plantar cara al sol

Las instalaciones del Parque Acuático de Monzón eran el escenario escogido por la Asociación Española contra el Cáncer de Monzón y Cinca Medio (AECC) para realizar una nueva jornada divulgativa sobre la prevención del cáncer de piel, bajo el lema “Planta cara al sol”.

Además de la información, se ofrecía una charla y se presentaba un nuevo audiovisual. Además, había gymkhana infantil, se repartía material didáctico, y se celebraban juegos para los más pequeños.

Cada año, durante los meses de verano, la AECC pone en marcha la Campaña para la Prevención del Cáncer de Piel. Este año, se dirige a los más pequeños, ya que la inadecuada exposición solar, así como la aparición de quemaduras durante la infancia son dos de los principales factores de riesgo de aparición del cáncer de piel, como explicaba una de sus voluntarias.

El objetivo de la campaña es concienciar sobre la importancia que tienen para la salud una buena protección solar, así como la adopción de hábitos saludables frente al Sol ya desde la edad infantil.

El lema de la campaña este año es: “Planta cara al Sol”, y su mensaje principal se complementa con una serie de mensajes de prevención que deben adoptarse para evitar los efectos nocivos del Sol en los niños y niñas como que siempre que salgan a la calle deben usar crema protectora, en la playa o piscina es necesario que lleven una camiseta, gorra y gafas de sol, no deben tomar el Sol de 12 de la mañana a 4 de la tarde, y aunque estén a la sombra se les debe proteger.

Pero además, la Asociación recuerda que todos, sea cual sea la edad, debemos protegernos frente al Sol. Éste desempeña un papel importante en la salud cuando se toma en dosis adecuadas, sin embargo, cuando la exposición a la radiación solar es excesiva, puede ser muy perjudicial.

Alguno de los efectos nocivos de la radiación UV son; la fotoconjuntivitis y la fotoqueratitis, una inflamación de la conjuntiva o de la córnea, las cataratas u opacidades del cristalino, quemaduras solares o enrojecimiento de la piel, apareciendo incluso ampollas y descamación a los pocos días, fotoenvejecimiento o envejecimiento prematuro de la piel con coloración amarillenta, aspecto seco, apergaminado y surcos o arrugas muy profundas, y cáncer de piel, cuyas lesiones se suelen localizar en las zonas del cuerpo que se exponen habitualmente al sol, como cara, cuello y manos.

Existe la regla del A, B, C, D, E. Los melanomas se presentan como lesiones pigmentadas oscuras, asimétricas, de bordes irregulares y que tienden a crecer en poco tiempo; A: asimetría, B: bordes irregulares, C: color variado (una misma lesión presenta diversos colores), D: diámetro mayor de 6 mm, y E: evolución (cambios recientes de aspecto).

Las recomendaciones para reducir el daño del Sol son evitar la

exposición al Sol en las horas centrales del día, entre las 12 y las 16 horas, utilizar barreras físicas como sombrillas, sombreros de ala ancha, o camiseta, aplicarse un fotoprotector solar en la cantidad adecuada antes de salir de casa, 30 minutos antes de exponerte al Sol y después de cada baño o cada 2 horas, usar gafas de sol que absorban el 100% de las radiaciones ultravioleta, protegerse exactamente igual los días nublados o bajo una sombrilla, tener en cuenta que las lámparas UVA y las camas bronceadoras son igualmente perjudiciales para la piel y los ojos, y se desaconseja su uso en niños y adolescentes. En el caso de los niños y niñas hay que ser especialmente cuidadoso: si tienen menos de 3 años se debe evitar su exposición directa al Sol. Y hay que acudir al dermatólogo si se aprecia una lesión nueva y que no se cura en la piel, o si aparecen cambios en un lunar.

Comentarios