32 solicitudes en Aragón para la línea de pequeños proyectos empresariales del Plan de la Minería

La Comunidad Autónoma de Aragón es una de las que más solicitudes ha presentado a la nueva línea del Plan de la Minería (línea Mini-Miner) destinada a apoyar los pequeños proyectos empresariales que se instalen o amplíen en municipios mineros y limítrofes. Se han presentado 45 solicitudes, de los que 32 son proyectos evaluables que plantean una inversión de 9,3 millones de euros y la creación de 43 puestos de trabajo, 11 de ellos serán femeninos.

Por localidades, 10 proyectos son de Fraga, 6 de Andorra, 3 de Alcañiz, 2 de Aguaviva, 2 de Alcorisa y 1 de Estercuel, Mas de las Matas, Foz-Calanda, Mequinenza, Utrillas, Caspe, Híjar, Aliaga y La Ginebrosa. La localidad donde más solicitudes hay, Fraga, plantea la creación de 14 nuevos puestos de trabajo y una inversión de 2 millones de euros.

Esta nueva convocatoria anual complementa a la línea habitual de proyectos empresariales del Plan de la Minería que se convoca anualmente y está destinada a pequeños proyectos de los ámbitos industrial, turístico o formativo entre otros que puedan instalarse en 87 localidades de la Comunidad Autónoma (las mismas 87 del Plan de la Minería: 2 en Huesca, 6 en Zaragoza y 79 en Teruel).

Tiene un presupuesto total de 15 millones de euros para todo el país y el objetivo de promover la localización de proyectos de inversión empresarial en las zonas de la minería del carbón y su entorno con el fin último de generar actividades económicas alternativas y la consiguiente creación de nuevos puestos de trabajo. Se trata de ayudas a fondo perdido a las que pueden acogerse empresas privadas, cooperativas o cualquier otra forma de asociación laboral, así como los trabajadores autónomos con un proyecto de inversión.

El destino ideal de estas ayudas son los pequeños proyectos, ya que plantean requisitos menores que las tradicionales del MINER. Así, la creación de empleo mínima para optar a estas ayudas es de un puesto de trabajo, que los beneficiarios deberán mantener durante al menos tres años, y la inversión mínima es de 30.000 euros para trabajadores autónomos o  120.000 euros para empresas y otras asociaciones laborales, lo que las hace ideales para el autoempleo o la ampliación de pequeños negocios ya existentes.

Además, la ayuda máxima por empresa se limita a 200.000 euros y se han ampliado los sectores subvencionables, dando entrada a actividades no industriales como centros de formación o empresas de servicios.

Comentarios