Falsos mitos y recomendaciones para superar el calor

Las temperaturas no hacen más que subir y hay que tener en cuenta algunas de las recomendaciones que desde los Centros de Salud se nos dan. Beber líquidos, evitar las horas donde el sol está más fuerte o cubrirnos la cabeza, son algunos de los consejos que debemos seguir para evitar así, desmayos, insolaciones o deshidratación.

Las sombras, los líquidos, la crema solar y la ropa clara y cómoda deben ser nuestros mejores aliados durante el verano. Debemos tener en cuenta que el culto al cuerpo no está reñido con la salud por lo que podemos ponernos igualmente morenos, disfrutando del sol en las horas con menor riesgo (primeras horas de la mañana y últimas de la tarde).

Durante el verano, el cuerpo necesita que le hidratemos, por este motivo, se recomienda tomar una cantidad de entre dos litros y dos litros y medio de líquido al día, evitando las bebidas con cafeína o con alcohol ya que al ser diuréticas, favorece la deshidratación. Eso sí, hay que tener cuidado con las bebidas muy frías porque el cambio de temperatura puede hacer que aparezcan cuadros de laringitis.

En la medida de lo posible, evitar los movimientos fuertes durante las horas de más calor, como por ejemplo, la práctica de deporte. Por cierto, sudar no adelgaza. Todos aquellos que creen que a más sudor, menos kilos en la báscula, están equivocados ya que todo el líquido que expulsamos, se recupera con los primeros tragos de agua.

Para saber si realmente nuestro cuerpo está hidratado, no hace falta más que coger un pequeño pellizco de la piel del cuello. Si cuando lo soltamos, le cuesta volver a su estado normal, significará que hay peligro de deshidratación ya que, por la falta de agua, ha perdido elasticidad.

Comentarios