El proyecto Interreg IV Aguaflash continua con el muestreo del río Flumen

Científicos que participan en el proyecto europeo AGUAFLASH están realizando el segundo muestreo del río Flumen a su paso por Albalatillo. Están integrados seis equipos de investigadores franceses, españoles y portugueses, de la Universidad del País Vasco, Agencia Estatal de Investigación CSIC, Universidad Técnica de Lisboa, Instituto Nacional Politécnico de Toulouse, Centro de Aquitania, Instituto Nacional de Recursos Biológicos de Portugal en Lisboa y Universidad de Évora en Alentejo, Portugal.

AGUAFLASH incluye el estudio de cuatro cuencas fluviales de España, Francia y Portugal, todas ellas con fuerte impacto agrícola. En España se realiza en el río Flumen, y en la cuenca del río Alegría en el País Vasco. El principal objetivo de AGUAFLASH es el desarrollo de un prototipo que permita evaluar los riesgos de degradación de la calidad de las aguas en periodo de crecidas en las cuencas vertientes agrícolas del Sudoeste europeo. Se pretende crear una herramienta de ayuda para administrar los puntos de captación del agua potable en lugares con riesgo de contaminación en periodos de crecidas. El segundo objetivo del proyecto se refiere a la exploración de herramientas que permitan medir las consecuencias biológicas de estos riesgos de degradación rápida e intensiva de la calidad química y física del agua en periodo de crecidas.

Según las primeras conclusiones adelantadas por Francisco Comín, del Instituto Pirenaico de Ecología, los ríos analizados “tiene bien conservadas sus características e incluso hay comunidades de organismos en buen estado, pero en general les falta dinámica y sobre todo, no tienen apenas riberas, algo muy importante porque éstas amortiguan impactos adversos, depuran aguas, dan frescor. De ahí la importancia de la recuperación de riberas en unos territorios muy usados agrícolamente hablando”. Los científicos, entre los que se encuentra César Pedrocchi, también del Instituto Pirenaico de Ecología, realizarán otros tres muestreos más en el Flumen.

José Miguel Sánchez, del Laboratorio de ecología de Toulouse destacaba que “se trata de un proyecto que cuenta con todos los agentes del territorio para que después se haga una aplicación real de la investigación y que las herramientas que surjan tengan una utilidad directa para el territorio”. El coordinador ha recordado que el objetivo es situarse en el marco de la directiva europea que pretende conseguir un estado ecológico óptimo de los ríos en Europa en el año 2015.

Comentarios