Acento colombiano y de mujer en Lanuza, con Totó La Momposina y Aterciopelados

El Festival Internacional de las Culturas este jueves vuele al auditorio de Lanuza y lo hace con un noche en la que Colombia, y las mujeres de este país, van a ser las protagonistas, mostrando dos facetas de la música que se produce en este país latinoamericano. Totó La Momposina, abre la noche sallentina, acercando la música tradicional de su país. Aterciopelados, por su parte, ofrecerán la versión más actual, rockera, alternativa e independiente del mismo.

Sonia Bazanta Vides, Totó La Momposina, lleva 50 años trabajando en recuperar, mezclar y crear nuevas expresiones de la música tradicional colombiana, a través de la mezcla de instrumentos y sentimientos de las diferentes regiones del país. Ha sido la primera artista tradicional que ha llevado la música de Colombia a los escenarios Europeos y su trabajo y dedicación le hicieron merecedora en 2006 del premio WOMEX, por su contribución a las músicas del mundo, por su excelencia artística, el impacto cultural de su trabajo y por sus logros personales –en 1983 acompañó a Gabriel García Márquez a recoger el Premio Nobel de Literatura en Estocolmo- .

Totó posee una voz excepcional, desbordante, enérgica, que ha hecho vibrar a millones de espectadores. Su primer trabajo, “Totó La Momposina”, lo grabó en París en 1983. En la última década ha realizado conciertos por todo el mundo y no ha parado de producir, investigar, recuperar y crear nuevas expresiones musicales que identifican las antiguas y nuevas generaciones. Su octavo y último trabajo, “La Bodega”, lo ha editado bajo su propio sello musical.

El pop-rock independiente colombiano llegará de la mano de Aterciopelados, o lo que es lo mismo, Andrea Echeverri (voz y guitarra) y Héctor Buitrago (bajo, arreglista y productor). Compositores ambos, se unieron hace 13 años y su música consta de una versatilidad que lo mismo podrían tocar junto a Radiohead que con el Buena Vista Social Club. Desde su primer trabajo, “Con el corazón en la mano”, las guitarras distorsionadas y los ritmos punkies se fusionan para crear un sonido propio, que parte de influencias múltiples, locales y globales.

Es a partir de su segundo álbum, “El Dorado”, cuando se afianza su propuesta, incluyendo ritmos tradicionales colombianos y latinoamericanos. En este trabajo destaca la canción “Bolero Falaz”, con la que la formación llegó al MTV Latino y les llevó al estrellato en toda Latinoamérica. Ese éxito se incrementó con su tercer álbum, “La Pipa de la Paz”, fue nominado al Grammy en la categoría “Best Latin Rock/Alternative Performance”. Con su último disco, “Río”, Andrea Echeverri y Héctor Buitrago buscan tener un papel más activo en la sociedad.

Comentarios