321 millones de bolsas de un solo uso se emplean anualmente en Aragón

El consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, el director general de la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados, (ASEDAS), Ignacio García Magarzo, y el representante de la Asociación de Supermercados de Aragón (ASUPAR), José María de Lasala, han firmado un convenio de colaboración con la finalidad medioambiental de reducir el consumo excesivo de bolsas de plástico de un solo uso, por lo que se fijará una reducción del número de este tipo de bolsas del 30% en 2012 respecto a 2009. Además, se pretende que dichas bolsas, al final de su vida útil, reciban un tratamiento ambientalmente correcto como residuos.

Con este convenio se da cumplimiento al Plan Nacional Integrado de Residuos. En este Plan se recoge como medida de prevención la necesidad de llegar a acuerdos voluntarios con los agentes económicos, entre ellos la distribución, para reducir la generación de residuos de bolsas de un solo uso y con un objetivo específico de reducción del 50% a partir de 2010. 

Hay que señalar que se consumen de media 238 bolsas de plástico de un solo uso por persona al año. Esta cifra, aplicada a Aragón, supone un consumo anual de más de 321 millones de bolsas, que equivale a la emisión de 1.408 toneladas de CO2. La vida útil media de la bolsa de un solo uso es de tan solo 20 minutos y sólo un 10% se depositan correctamente en el contenedor amarillo para su reciclado. El resto acaban en vertederos.

Acciones de sensibilización

Para llevar a cabo esta reducción en el uso de bolsas de plástico, se van a definir una serie de acciones encaminadas a la sensibilización y modificación del comportamiento del consumidor. En este sentido, no sólo se aplicarán medidas para la reducción del empleo de bolsas sino que se proporcionarán alternativas y  se incentivará la prevención, la reutilización y el reciclaje de las mismas.

Por su parte, los supermercados asociados en ASEDAS y ASUPAR pondrán en marcha diferentes iniciativas, en función de las características de cada establecimiento, para la reducción del empleo de bolsas de plástico de un solo uso, como por ejemplo, la habilitación de espacios adecuados para fomentar el uso del carro de la compra, el lanzamiento de campañas para la promoción del servicio domiciliario para compras voluminosas o  medidas económicas, como el cobro al consumidor del coste de la bolsa o el descuento de la misma si no se utiliza. Además, también se establecerán mecanismos de control de bolsas dispensadas con contadores y otros sistemas de asignación de bolsas por establecimiento y se diseñarán mecanismos para el llenado automático de las bolsas.

Según el Convenio firmado, todos los operadores  formarán al personal para incidir en la disminución del número de bolsas utilizadas, por ejemplo se  empaquetarán grandes objetos con cintas o adhesivos aprovechando su propio embalaje, de manera que pueda ser transportado cómodamente sin necesidad de introducirlo en una bolsa; o se optimizará el número de objetos por bolsa.

Los supermercados o comercios asociados tratarán de incluir productos voluminosos y/o packs de productos con asas que faciliten el transporte sin tener que utilizar una bolsa, como por ejemplo, las cajas de leche.

 

Por otra parte, el convenio también establece el diseño de acciones que proporcionen alternativas al consumidor; por ejemplo, el uso de bolsas reutilizables de tela, papel,  plástico o compostables, e incluso, cajas de cartón.

También están previstas otras acciones de sensibilización dirigidas al consumidor,  con el objetivo de incrementar su conciencia medioambiental, como información acerca de la utilización del contenedor amarillo en el caso de que  estas bolsas no vayan a ser utilizadas en más ocasiones y que sean conocedores del impacto medioambiental que tiene el mal reciclaje de este tipo de bolsas.

Comentarios