Roberto encantado con su vuelta a casa

Roberto regresa a la SD Huesca y ya el primer día pudo comprobar que un año después los aficionados le siguen teniendo el mismo cariño que durante su estancia en los años anteriores en el club azulgrana donde siempre ha sido uno de los jugadores preferidos de los seguidores. Roberto García ha firmado por dos años con opción a un tercero.

En su vuelta ha señalado que viene contento y espera que la temporada salga bien. Ya en su adiós, al fichar por el Nástic, dejó claro que Huesca era su casa y así lo ha vuelto a ratificar: “Muy contento e ilusionado y con ganas de iniciar este nuevo proyecto para mí y que la temporada salga bien y se logren los objetivos. Vuelvo a mi casa, cuando me fui ya lo dije y vuelvo para sumar y aportar y sobre todo para intentar que el equipo esté lo más arriba posible”:

Vuelta tras un año en el Tarragona donde las cosas no han salido como se esperaba. Una experiencia que le ha servido para aprender y de la que se queda con lo positivo y es que este año le ha permitido ver las cosas de otra manera: “A nivel personal y familiar soy una persona más feliz. El hecho de venir a Huesca era muy importante y cuando tuve la oportunidad era la primera opción que he tenido”.

No se siente un ídolo, aunque está claro que volverá a ser la referencia del equipo: “Soy un jugador más. Quizás soy un jugador querido por la afición, a partir de aquí espero marcar más que el año pasado, que no será difícil”.

No quiere marcarse objetivos más allá del trabajo, ni en cuanto a goles, y sobre todo la acogida que Huesca le ha brindado en estos años ha sido clave para su regreso.

Roberto fue el protagonista del primer entrenamiento de un Huesca que está empezando a sudar la gota gorda bajo la batuta de Onésimo y Gerardo Izaguirre, junto con Ángel Royo. Dobles sesiones casi todos los días y duro trabajo por delante para llegar en el mejor momento al comienzo de la liga.

Comentarios