En servicio el 54% de la autovía Huesca-Lérida

Con la inauguración este martes de dos nuevos tramos de la Autovía A-22 que une Huesca y Lérida, ya está en servicio el 54% del trazado de esta infraestructura a la que también afectará los recortes de Fomento. La variante de Binefar está paralizada, el tramo de Lascellas está siendo finalizado y el Huesca Siétamo todavía se está redactando el proyecto y no tiene fecha de ejecución.

Finalmente no era el Ministro de Fomento, sino el Secretario de Estado de Infraestructuras, Víctor Morlán, quien era el encargado de inaugurar los nuevos tramos de la A-22 entre Siétamo y Lascellas. Se trata de dos tramos, si bien el segundo, el Velillas-Ponzano, se va a abrir de forma parcial, ya que todavía quedan pendientes obras de construcción a la altura de Lascellas donde surgían en su día problemas geológicos, que obligaban a cambiar ligeramente el itinerario.

Víctor Morlán destacaba el esfuerzo que ha venido realizando el gobierno para cumplir con el compromiso de ejecutar toda la A-22. aunque hasta ahora hay abiertos al tráfico 55 kilómetros, un 54% del total.

Pero inevitablemente, los anuncios de Fomento respecto al recorte y reprogramación de las obras marcaban el acto de inauguración

A la puerta de la carpa en la que se celebraba la inauguración, aguardaban unas decenas de manifestantes que protestaban por los recortes de Fomento, recriminando el acto presidido por Víctor Morlán y al que asistía también el Presidente de Aragón, Marcelino Iglesias.

Morlán en su alocución se esforzaba en argumentar los recortes y aseguraba que solo se han aplicado criterios técnicos para rescindir contratos, nunca se han tomado decisiones en función de la territorialidad, afirmaba.

Un Morlán firme, explicaba que es hora de apretarse el cinturón y que si no se hiciera, el país caería en una situación muy negativa, mucho peor a la actual. Como en los árboles, hay que aplicar una poda para que luego crezcan más sanos, y se han cortado las ramas que eran necesarias, añadía el Secretario de Estado.

Los nuevos kilómetros de autovía conectan Siétamo con el desvío hacia Abiego y Alquézar (junto al río Alcanadre). De esta forma, y a la espera de que se abra la zona de Lascellas, habrá autovía entre Siétamo y Binéfar, y entre Almacellas y Lérida.

Respecto a la variante de Binefar, el Secretario de Estado explicaba que las obras están paralizadas porque la constructora ha agotado toda la anualidad y ha decidido no seguir, de momento. El Ministerio ha reprogramado la obra y ahora toca negociar, añadía Morlán.

Por otra parte, en el tramo Velillas-Ponzano, en la zona de Lascellas, no se abre al tráfico al haber aparecido una falla de grandes dimensiones que ha supuesto tener que redefinir un nuevo trazado. Se está trabajando en el mismo y, una vez se haya acabado, se abrirá al tráfico.

Desde Ponzano, su Alcalde, mostraba preocupación porque Lascellas se va a convertir en un cuello de botella muy peligroso para los conductores, y también para los vecinos del pueblo.

Por otra parte, hay que recordar que el tramo más retrasado de la A-22 es el que une Huesca con Siétamo. Tanto éste como la Variante Sur (que dará acceso al Aeropuerto Huesca-Pirineos) se encuentran en fase de redacción del proyecto y todo apunta se trata de obras que no son ahora una prioridad para el Ministerio de Fomento, tras los recortes aplicados en este departamento gubernamental.

Comentarios