Enate supera el concurso de acreedores

Bodegas Enate, propiedad de la familia Nozaleda, perteneciente a la Denominación de Origen Somontano, ha logrado superar el concurso de acreedores, al aprobarse su propuesta sobre las condiciones y plazos en los que pagará la deuda con la que se declaró insolvente en diciembre de 2009. Así lo establece el auto del Juzgado de lo Mercantil número 8 de Madrid del pasado 7 de julio, que ha dictado el "cese de modo inmediato" de la tutela de la administración concursal sobre la compañía.

La empresa Viñedos y Crianzas del Altoaragón, S.A, Bodegas Enate, expresa, en un comunicado, su satisfacción por la superación de esta etapa que ha demostrado la solidez de un proyecto empresarial, y muestra su agradecimiento y aprecio a los trabajadores, proveedores, acreedores, distribuidores, clientes y Denominación de Origen Somontano, de forma especial a la figura de su presidente, quienes mostraron en todo momento su apoyo y confianza en el futuro de Bodegas Enate. La empresa manifiesta públicamente su firme decisión de continuar con más ilusión y empeño.

Enate se convierte en la primera empresa de la familia Nozaleda que supera la suspensión de pagos y la tutela judicial de todas las del grupo que solicitaron el concurso. Además de Enate, también se declararon insolventes la inmobiliaria Nozar, la constructora Lena y el balneario de Aguas de Panticosa.

En el caso de la bodeguera, en virtud de la propuesta de convenio, la empresa ofrece a sus acreedores la posibilidad de pagar el 90% de los importes que les adeuda en especie, esto es, mediante la entrega de vino elaborado y embotellado por sus viñedos y valorado a los precios que la empresa fija a sus mayoristas.

Se trata de la segunda de las cuatro alternativas de pago que la empresa ha propuesto a sus acreedores. En cuanto a las otras tres, la primera contempla una quita del 37% y cobrar el 67% restante en tres plazos anuales sucesivos y sin interés, si bien el 90% del importe total se recibiría en la tercera y última anualidad.

Otra de las cuatro opciones pasa por capitalizar la deuda íntegra, sin quita, en acciones de la empresa en un plazo de tres o cuatro meses, mientras que la alternativa restante supone cobrar el importe "íntegramente y en metálico", mediante cuarenta cuotas trimestrales sucesivas.

Según el auto de superación del concurso, los acreedores cuentan con un plazo de diez días desde la aprobación de la decisión judicial para optar por alguna de las cuatro alternativas de cobro.

En su propuesta de convenio, Bodegas Enate se compromete a no repartir dividendos durante los tres primeros años y a no vender activos de su propiedad superiores a tres millones de euros, salvo que se destinen a amortizar deuda.

Comentarios