IU advierte al Gobierno que continuará “vigilando” el cauce del barranco de La Sorda

desecación Barranco de La Sorda, La Fueva, sept 09

Izquierda Unida Sobrarbe ha recibido respuesta por parte del Ejecutivo central, a través del Congreso de los Diputados, tras preguntarle por la situación del Barranco de La Sorda, situado en La Fueva. Este grupo político denunció que durante los meses de julio y agosto de 2009 el barranco mantuvo su cauce seco debido a la sobreexplotación para abastecer a la Comunidad de Regantes de la Fueva Norte. Desde el Gobierno se afirma que se ha colocado un candado y una cadena que evitan la manipulación de las compuertas. Sin embargo, IU quiere advertir al Ejecutivo que continuará “vigilando” la situación del barranco.

“Izquierda Unida denunció el incumplimiento de la legislación sobre el régimen de caudales ecológicos y preguntó al Gobierno si el ministerio de Medio Ambiente tiene conocimiento de la situación del barranco de La Sorda y por las medidas a adoptar para paliar la grave situación en la que se encuentra”, explica el Coordinador comarcal de IU Sobrarbe, Manuel Morales.

El Gobierno central respondió el pasado mes de julio que, tras recibir la pregunta de IU por la que conoció los hechos, se personó el técnico de la CHE en el punto de toma y “se resolvió el problema”, aunque “no se han abierto diligencias al no haber detectado mortandad en animales y no han podido determinar quién fue la persona o personas que manipularon la compuerta”.

Así, el Gobierno informa que “actualmente se ha colocado una cadena y un candado que evita la manipulación del sistema de apertura y cierre de compuertas del punto de captación de la Comunidad de Regantes, y el funcionamiento del sistema será comprobado por la CHE”.

Manuel Morales, en nombre de IU Sobrarbe, muestra su satisfacción porque el problema, según el Gobierno, “está solucionado”. “Aunque –continúa- estaremos controlando y vigilando la situación del barranco de La Sorda con el fin de que nunca vuelva a secarse, ya que se trata de un ecosistema con innumerables valores sociales, naturales y culturares que dependen de la calidad y cantidad de agua que circule por el cauce, creando una afección importante a las especies acuáticas, al paisaje y a los acuíferos locales. “Es necesario evitar la degradación de los acuíferos, espacios naturales y proteger la biodiversidad así como reducir la desertificación”, concluye.

Comentarios