La paralización de las obras de la autovía supondrá la desaparición de cien puestos de trabajo en el Alto Gállego

La Asociación de Empresarios Pirineos-Alto Gállego considera que la decisión del Ministerio de Fomento de paralizar las obras en varios tramos de las autovías A-21 y A-23 es una “temeridad”, que supondrá la desaparición de cien puestos de trabajo en Sabiñánigo y su comarca. Su gerente, Raquel Betanzos, ha adelantado que “esta lucha que hemos emprendido es un camino sin retorno” y ha asegurado que “nuestras medidas irán creciendo en intensidad, en función de cómo avance la situación”.

Por este motivo, las asociaciones empresariales del Alto Gállego y La Jacetania van a elaborar de manera inminente un comunicado conjunto en el que solicitan a las autoridades competentes que no paralicen estas obras, que son vitales para el desarrollo socioeconómico de ambas comarcas pirenaicas.

Los empresarios del Alto Gállego que siempre han defendido la situación geoestratégica de Sabiñánigo y su zona de influencia entenderían una ralentización en el ritmo de las obras, pero nunca la paralización anunciada por el ministro José Blanco a finales del mes de julio. La gerente de la Asociación, Raquel Betanzos, ha asegurado que esta medida “afecta a la llegada de nuevas inversiones, a la actividad de las empresas instaladas y a todos los sectores de actividad, incluido el comercio y la hostelería”.

Asimismo, Betanzos ha insistido en “el esfuerzo inversor que han llevado a cabo muchas de las industrias de la comarca para adaptar su actividad a las previsiones de negocio que traía aparejada la entrada en servicio de la autovía. Ahora, con este nuevo panorama, la situación se puede invertir con unas consecuencias nefastas para el sector. En estos tiempos, cualquier empresa que quiera ser competitiva necesita de unas buenas vías de comunicación”.

Desde la Asociación de Empresarios Pirineos- Alto Gállego, se ha advertido también del impacto que la paralización de las obras de la autovía puede tener en el ámbito turístico y, más concretamente, en el sector de la nieve. Betanzos ha recalcado que éste no es un problema meramente económico e industrial, sino que sus repercusiones son de marcado carácter social. Por eso, ha hecho un llamamiento a toda la ciudadanía para que se movilice en contra de esta decisión.

Comentarios