Arranca en Francia el Tour de los Pirineos

Todo esta a punto y ultimado en Tarbes para que dentro de unas horas arranque una nueva edición del Tour de los Pirineos-Vuelta a los Pirineos, la prueba ciclista por etapas más importante de las que se disputan en este espacio común entre España y Francia que es la cordillera pirenaica. Desde el 5 de agosto hasta el 8 que la carrera finalice en Zaragoza, van a ser cuatro días de intensa actividad deportiva, con la participación de 20 equipos de trece países, en total más de 120 participantes y una amplia caravana publicitaria y de organización que pondrá en la carretera a más de 200 personas.

Cuatro etapas, dos en Francia y dos en España, aquí con llegadas a Boltaña y Huesca, ya que la capital de la provincia ha sido siempre punto obligado en el recorrido en los días previos a sus fiestas laurentinas.

En la línea de salida, prevista para la una de la tarde del jueves 6 de agosto, estarán 20 equipos de trece países diferentes, entre ellos nueve que pertenecen a la categoría continental, que representan a Reino Unido, Alemania, Ucrania, Austria, Italia, Suecia, Grecia e Irán.. Junto a ellos el equipo elite DN1 de Bélgica, cinco de Francia y los españoles: Telco Olesya; Azysa y el aragonés CAI. En el primero militan los altoaragoneses Javier Paúles, Miguel Bergua, Adrián Barceló y Alberto Ara y en el conjunto zaragozano estará Milton Ramos.

La primera etapa tiene un recorrido de 159 kilómetros y discurrirá completamente por territorio francés, entre las localidades de Semeac y Tarbes. La etapa reina será la segunda, de 147 kilómetros, entre Pierrefitte y St. Lary Pla D´atet, donde se subirá el Tourmalet, en un homenaje más, y el Aspin, y en la que se espera que se marquen las principales diferencias.

La tercera etapa llega a territorio aragonés con un recorrido de 161 kilómetros, salida en Lannemezan y llegada en Boltaña, con el principal escollo del puerto de Bielsa. La última etapa, de 148,5 kilómetros es llana entre Huesca y Zaragoza, terminando con tres vueltas a un circuito urbano en Ranillas.

La prueba supone además un gran reclamo turístico para la zona y es un gran ejemplo de cooperación entre Aragón y Francia. Es la principal cita ciclista de la Comunidad Autónoma y desde la organización agradecen a los diferentes patrocinadores su apoyo, ya que gracias a ellos se puede llevar a cabo esta carrera. También se quiere tener un recuerdo a la labor de los 160 voluntarios de la Vuelta a los Pirineos.

Comentarios