La Subida a Oroel espera llegar a los doscientos inscritos

Una vez cerradas las inscripciones por internet, el Club atletismo Jaca cuenta con ciento ochenta y ocho participantes para la décimo tercera edición de la Subida a Oroel que se celebra este domingo. Como todavía se pueden hacer inscripciones directamente en Mayencos y antes de la carrera, los responsables esperan llegar a los doscientos, una cifra, para los organizadores, más que satisfactoria. La prueba se puede hacer en la modalidad de corredor o andarín, y los junior, hasta diecisiete años sólo subirán hasta el Parador.

La Subida a Oroel es una de las carreras de montaña ya clásicas en el verano de los atletas amantes del atletismo al aire libre. El recorrido de la prueba tiene unos once kilómetros de distancia, pero su dureza reside en el desnivel, de unos mil metros. Desde la salida se empieza a subir, al principio levemente hasta San Salvador, después de este tramo y hasta el Parador ya se ha acumulado un desnivel de unos trescientos metros, pero desde el Parador hasta la Peña Oroel, hay otros seiscientos metros de desnivel, los más duros, que además al coincidir con el tramo final de la carrera es la zona donde se puede ver el gran esfuerzo que realizan los atletas. Muchos de ellos reconocen que en el tramo del parador a la peña ya no se puede correr y se limitan a andar, porque es un desnivel muy fuerte.

Uno de los objetivos del club organizador es conseguir que la prueba sea más popular, por eso, y para evitar la presencia de atletas semiprofesionales se han reducido los premios en metálico, que el club invertirá en mejorar avituallamientos y servicios. Como en ediciones anteriores, para los corredores de entre 14 y 17 años la carrera será sólo hasta el Parador de Oroel, recorrido de seis kilómetros. Para los mayores de 17 años la meta estará situada en la cruz de la Peña Oroel, y el tiempo máximo de ejecución de la carrera es de tres horas, estando situada la salida para todos los participantes en la Avenida Francia. Los andarines saldrán a las ocho y media de la mañana y los corredores tres cuartos de hora más tarde, para evitar embotellamientos cuando se acaba la pista y el recorrido se estrecha mucho.

Comentarios