CCOO Aragón muestra su rechazo a la instalación de una incineradora de basuras en Huesca

El sindicato está en contra de esta instalación promovida por el Consorcio Agrupación Número 1 (Grhusa) y reclama que se respete la normativa aragonesa y el Plan GIRA que prohíben la incineración en Aragón. Asimismo, propone avanzar en la recogida selectiva de las basuras, en el reciclado de los materiales y en el compostaje de la materia orgánica como formas de conservar recursos, ahorrar energía y crear empleos.

Según denuncia el Departamento de Medio Ambiente de CCOO Aragón, el texto de la memoria presentada “no aclara de qué proyecto se trata, aunque sí dice de forma bastante explicita que deberá encaminarse a la incineración de residuos”. Es decir, “prescinde de antemano de las opciones prioritarias de la jerarquía de residuos, la reducción, la reutilización, el reciclado, el compostaje, la valorizaron material e incluso la metanización”.

En el sindicato apuntan que el propio Plan de Gestión Integral de Residuos de Aragón (GIRA) contempla entre sus principios generales la aplicación de la jerarquía de gestión de los residuos y que no incluye la incineración como tratamiento de eliminación de los mismos.“Según el principio de jerarquía, la valorización energética viene después de la prevención, la reutilización y el reciclaje y antes de la eliminación. O lo que es lo mismo, solo deben valorizarse energéticamente aquellos residuos que no se hayan podido evitar y que no sean ni reutilizables ni reciclables. En este caso, lo que se aprovecha no son los materiales que componen los residuos, sino la energía contenida en ellos”, reza la normativa. Por ello, la central indica que “esta propuesta del Consorcio de Huesca no encaja en las políticas plasmadas en el GIRA”.

Añaden además que tanto el consorcio como la empresa GRHUSA pueden hacer mucho mas para cumplir las obligaciones que la ley establece y para la gestión ecológica de los residuos, aumentando los niveles de recogida selectiva y de reciclado de los materiales, reduciendo al mínimo una verdadera “fracción resto” que haga innecesario cualquier caro y peligroso tratamiento de incineración”, asegura.

Indican que el Consorcio de Huesca dispone de una de las dos plantas de selección de envases que existen en Aragón. “Actualmente en dicha planta se realiza un solo turno de trabajo; si se mejorase la recogida selectiva y se separase mediante triaje los envases (la mayoría) que actualmente acaban en el vertedero se podría rentabilizar mucho mejor la planta de clasificación de envases, abriendo un segundo turno, generando empleo y aprovechando de forma mas eficaz los recursos contenidos en los residuos”.

CCOO Aragon ha solicitado al Inaga que rechace este proyecto como no conforme respecto a la Planificación y el ordenamiento jurídico de la comunidad Autónoma de Aragón en materia de residuos y que en ese marco plantee al promotor el desistimiento.

Comentarios