Cosculluela destaca la evolución que han experimentado los pueblos más pequeños del Altoaragón

El Presidente de la Diputación Provincial de Huesca, Antonio Cosculluela, ha subrayado la “enorme evolución” que han experimentado los pueblos más pequeños del la provincia en los últimos años. “No ha sido fácil, ha sido un proceso largo pero ahora el cambio es evidente cuando se pasea por sus calles”, ha dicho.

El máximo responsable provincial ha inaugurado el molino tras la finalización del proyecto de rehabilitación, una actuación que aparece incluida en la ejecución de los programas de desarrollo rural impulsados por la Diputación Provincial de Huesca y que se desarrollan en esta zona en colaboración con el grupo de acción local CEDESOR y las Comarcas de Sobrarbe y Ribagorza para la mejora y valorización del patrimonio arquitectónico y medioambiental. Al igual que esta zona estas actuaciones repercuten en toda la provincia con una inversión que supera los 20 millones de euros. Sólo este año en el Sobrarbe el presupuesto para este fin es de 600.000 euros y el total supera los 4 millones. Estos proyectos van dirigidos a la mejora y valorización del patrimonio público arquitectónico como es este caso, y también al medioambiental y a otros centrados en servicios necesarios para la economía y población rural.

Antonio Cosculluela ha valorado la importancia de este tipo de intervenciones porque “no sólo supone recordar nuestras tradiciones y cómo era la economía, sino también hace que los más jóvenes puedan conocer toda una forma de vida”.

A este respecto se refería también la alcaldesa de Bárcabo, Carmen Lalueza, quien explicaba que “recuperar la vida en estos pueblos es difícil, pero poco a poco podemos decir que lo estamos consiguiendo”. Lalueza ha dicho que esta actuación es un ejemplo de todas las que hay en marcha en los ocho núcleos que componen este municipio sobrarbense. “En todo esto juega un papel muy importante la colaboración de instituciones como la Diputación Provincial”, ha proseguido Lalueza, que ha reconocido que “sin esta ayuda no podríamos llevar a cabo ninguno de ellos”.

La actuación en el molino ha comprendido la restauración del edificio de mampostería con una intervención arquitectónica que ha respetado estructura e instrumentos. El molino de Betorz no sólo resulta de interés por la edificación en si misma, sino también porque en su interior alberga otros elementos como la gran rueda de piedra que se movía por tracción animal y la prensa de hierro colada con sus correspondientes depósitos y circuitos para convertir la oliva en aceite. Cedido al ayuntamiento por el propietario, ahora se quiere convertir en lugar de visita para acercar la arquitectura popular a la población e incrementar el atractivo turístico de la zona.

La inversión global es cercana a los 70.000 euros, la mitad procedente de los citados programas de desarrollo rural y el resto ha sido posible gracias a las ayudas aportadas por el FEADER y el Gobierno de Aragón.

En palabras del Presidente de la Diputación Provincial, estos proyectos de desarrollo rural están suponiendo “una importante inyección económica” y hasta 2015 prácticamente “va a realizarse un proyecto en cada municipio”, ha apuntado. Antonio Cosculluela ha participado durante buena parte de la jornada en los actos festivos de la localidad. El acto de inauguración ha finalizado con una degustación de tortas y vino dulce, también ha habido coplas por parte del sacerdote José María Cabrero a las casas y familias de Betorz y uno de sus vecinos también ha puesto voz a una de las canciones de la Ronda de Boltaña y al himno de Sobrarbe.

Obras para crear el parque público de Betorz

Antonio Cosculluela también ha visitado las obras que se están realizando en el entorno de la iglesia con el programa de la Diputación Provincial para la recuperación medioambiental de espacios en las localidades altoaragonesas.

Esta actuación está permitiendo al Ayuntamiento de Bárcabo convertir este espacio público en un parque para sus vecinos. Hasta el momento esta población no cuenta con ninguna instalación de este tipo, pero las obras ya están llevando a cabo el acondicionamiento del terreno en tres niveles, además de cerrar el portillo situado en la parte inferior y la instalación de alumbrado y mobiliario urbano. A la subvención que la Diputación de Huesca otorgó al Ayuntamiento, éste ha aportado la cantidad suficiente para completar la inversión que asciende a unos 30.000 euros. Este año la Diputación y una treintena de ayuntamientos están invirtiendo más de 800.000 euros en la recuperación medioambiental.

Comentarios