500 raciones de pan de San Lorenzo en el homenaje a la cuna del santo

El tradicional homenaje a la cuna de san Lorenzo ha reunido un año más a cientos de oscenses, muchos de ellos ya de blanco y verde y todos con un espíritu laurentino que ya se nota en la ciudad desde hace días. La ermita de Loreto, lugar en el que la tradición cuenta que San Lorenzo nació y vivió con sus padres (san Orencio y santa Paciencia, que también están presentes en el altar de la ermita), ha acogido este acto previo a las fiestas en el que los barrios y las peñas realizan una ofrenda de flores y frutos al santo. Tras la misa, se han repartido entre 500 y 600 raciones de pan de san Lorenzo, que ha sustituido a la caldereta de cordero de años anteriores. El motivo, el ahorro del gasto que está llevando a cabo el consistorio de Huesca.

La Real Cofradía de Loreto y san Lorenzo y la Cofradía de Caballeros de San Lorenzo, que también ha participado, se encargan de este tradicional acto en el pórtico laurentino. En él, las peñas y los barrios realizan una ofrenda de flores y frutos. Tras la misa, se han repartido entre 500 y 600 raciones de pan de San Lorenzo. Este es uno de los cambios de este año, porque se ha sustituido la caldereta de cordero que se repartía por estos panes de San Lorenzo, un cambio más de los destinados a reducir gastos. De todas formas, la ermita estaba llena de oscenses, muchos de ellos, como los de la peña Os Casaus, que acuden masivamente a este acto, ya vestidos de blanco y verde. La coral de Santo Domingo ha actuado durante la celebración.

Éste es el primer acto en el que participaban las mairalesas después de su presentación oficial. Son las encargadas de llevar al altar las cestas de la ofrenda, llenas de frutos típicos de la huerta oscense en agosto: melocotones, tomates y otras hortalizas. Además de los frutos se podía ver mucha albahaca e incluso algún dulce de repostería. Muchas de estas cestas luego son donadas a centros de ayuda social de la ciudad.

Comentarios