El comercio, con su fiesta y su almuerzo agradece la fidelidad de los oscenses

Los miles de personas que acuden, a primera hora de la mañana del día 11 de agosto, a la Fiesta del Comercio, tienen la posterior recompensa de poder disfrutar de un delicioso almuerzo a base de bocadillo de jamón serrano, melón y bebida. Desde las 8 de la mañana ya se estaba preparando todo, con una organización perfecta, para que todo el mundo pudiera almorzar. Cinco miembros de la junta de la Asociación, brigadas, voluntarios y miembros de la Policía Local participaban en todo el operativo. Miles de bocadillos y de rodajas de melón eran repartidos por las mairalesas. Y es que las colas eran grandes desde primera hora. En total, se habían preparado 1.000 kilos de melón, 4.500 lonchas de jamón serrano con pan para otros tantos bocadillos, 100 litros de vino, y 800 litros de refrescos y de agua.

Los melones se van cortando sobre la marcha, con un aparato que permite una rapidez increíble. Y todos los presentes se hacen expertos en preparar bocadillos Los padres de las mairalesas también participaban ayudando en todo lo que podían.

Las mairalesas, mayores e infantiles, que llevan unos días francamente ajetreadas, mostraban una gran profesionalidad a la hora del reparto. Atendían a todo el mundo, repartiendo bocadillos, melón, bolsitas de maíz para los más pequeños, bebidas y albahaca. Por el momento, están disfrutando al máximo de las fiestas, a pesar del cansancio.

Y el público, que hacía una enorme cola esperando el reparto, como siempre, contento y agradecido del buen almuerzo del que han podido disfrutar. Muchos de ellos son fieles asistentes a este tradicional acto.

El comercio oscense se sentía orgulloso del éxito de una mañana que lleva celebrándose ya muchos años y que se ha convertido en tradicional. Oscenses y visitantes se muestran agradecidos y el comercio, con energías renovadas para continuar atendiendo, a pesar de la crisis, a sus clientes tras las fiestas.

El almuerzo era amenizado con la música y los bailes de la Asociación de Etnografía y Folclore, L’Esperteyu de Asturias.

Comentarios