Los Zalduendo acabaron con las ilusiones de El Juli y Manzanares

Con tres cuartos de entrada de nuevo en los tendidos se celebraba en la Plaza de Toros de Huesca la segunda de abono de la Feria Taurina de San Lorenzo donde la floja condición de los toros de Zalduendo impidieron ver un mejor espectáculo, especialmente con El Juli que cortó dos orejas (una a cada toro) y José María Manzanares que también cortó un apéndice a su primero y que pusieron todo de su parte, aunque no fue suficiente. Finito de Córdoba pasó desapercibido y se le ve en otra ‘onda’ y fuera del toreo actual.

Los toros de Zalduendo fueron desiguales de presentación y con poco juego y fuerza y se fueron apagando hasta no dejar ni un hilo de ilusión a los toreros. Finito de Córdoba, silencio tras aviso y silencio. El Juli, oreja en ambos y José María Manzanares, oreja y silencio tras aviso.

Abrió plaza un Finito de Córdoba que ya no está para estos trotes. No quiso ver a su primero con el capote al entender que tenía un problema en la vista lo que ya mosqueó a los aficionados. Así era difícil que el cordobés pudiera rascar nada en una tarde donde sus compañeros de cartel están muy por encima de él. Sin exponer mucho se limitó a dar pases, tal cual, sin emoción. Mató de pinchazo y media estocada tras recibir un aviso.

En el cuarto la cosa fue peor y con un toro que tenía las fuerzas más de justas paso desapercibido y con una labor de mantenimiento y poco más lo mató con un pinchazo y estocada entera ante el silencio del respetable.

El Juli regresaba a Huesca y lo hizo con toda la ilusión del mundo, como ya había anticipado antes. Ya con el capote arrancó los primeros aplausos y llevó al toro al caballo por chicuelinas. Un anticipo de que El Juli venía a por todas. Sereno con la muleta y con mucho temple supo sacarle un poco de partido en los medios y donde no llegaba el toro llegaba el torero que estuvo por encima de su oponente. Lo mato con una media estocada certera y se llevó una oreja.

En el quinto, otro toro flojo y de casta, el madrileño volvió a repetir con algunos muletazos de calidad. Rodillas al suelo y algunos adornos para animar a los tendidos ya que el toro se fue apagando. Mató con una buena estocada tras un pinchazo y repitió premio con una oreja.

José María Manzanares venía como triunfador del año pasado y en el tercero de la tarde salió entregado con el capote ante un toro que le valía. Estuvo en su sitio y con una embestida noble Manzanares cuajó una faena interesante y que llegó al tendido. Lástima de una voltereta del toro que pudo mermarle, aunque se recuperó y al final con una estocada fulminante se llevó una oreja.

El que cerraba plaza fue flojo y malo hasta para morir. Tan solo se puede destacar la disposición del torero que no sabía de donde sacar. Sin embestida y sin fuerza el animal se limitó a quedarse parado tras cada muletazo lo que hacía imposible ligar una tanda. Le costó incluso matar a Manzanares que tras un aviso mató tras pinchar y se quedó con el silencio del público.

Al final decepción puesto que la presencia de El Juli y Manzanares parecía que podía dar más de sí, pero los Zalduendo lo deslucieron todo. Este jueves, tercera corrida de feria con toros de San Mateo para los diestros Jesús Manuel “El Cid” que sustituye a Rivera Ordóñez “Paquirri” lesionado, David Fandila “El Fandi y Cayetano Rivera a partir4 de las 18,30 horas.

Comentarios