Estirpe de Aragonia hace un repaso por todo el baile de Aragón

La del día 12 de agosto, fue la actuación en el paseo central del parque, de la Asociación Folclórica Estirpe de Aragonia. Una actuación en la que quisieron recordar que desde antaño, los hombres y mujeres de nuestra tierra manifestaban sus sentimientos y emociones, honraban a sus patronos, celebraban sus acontecimientos familiares y sociales, o festejaban la culminación del ciclo agrícola, mediante la interpretación de cantos y bailes populares. La diversidad geográfica, junto con su variado clima, creó diferentes modos de entender y enfrentarse a la vida, y quedó patente en una gran variedad de músicas, cantos y bailes, que van más allá de la Jota aragonesa.

El espectáculo que llevó al Parque, Estirpe de Aragonia, bajo el título “El baile en Aragón” hizo un repaso a los diversos modos o tipos de bailes con los que se expresaban nuestros abuelos desde antiguo, trayendo además piezas de baile más contemporáneas que demuestran que el folklore aragonés sigue vivo y que va evolucionando sin perder la esencia que esos hombres y mujeres de antaño supieron darle.

Realizaron una pequeña muestra del amplio repertorio de bailes interpretados en Aragón, siguiendo un orden cronológico en el tiempo, según la aparición de los mismos en nuestra comunidad, todos ellos acompañados de instrumentos típicos de la rondalla aragonesa así como otros instrumentos populares aragoneses, como la gaita, la dulzaina o el acordeón.

En la actuación, recordaron a los fallecidos este año Pepe Ballarín, cantador y ex componente de Estirpe, y a José Rodrigo, maestro de la jota. Comenzaron con el primer estreno de la noche, las Seguidillas de Leciñena, tras lo que siguió el Bolero de Sallent, la jota y fandango de Rubielos de Mora y el Ball dels Totxets de Camporrells. Siguieron con cantos del Sobrarbe, como O Trespuntiau, la Polca Piqué y el Villano de Bielsa. Y continuaron con la Jota de Zaragoza y la Jota de San Lorenzo.

Entre baile y baile, se interpretaron diversos cantos de jota. El tenor Javier Abad cantó “El guitarrico”, y también se interpretó S’ha feito de nuey. Roberto Ciria interpretó “Lejos de Huesca”, con letra de Toño Julve, y Mariluz Lafita cantó de forma impecable La Magallonera. También el grupo de canto estrenó “Amanecer en el valle”.

La actuación de Estirpe de Aragonia, con 65 miembros sobre el escenario, con la ayuda del grupo de gaitas y trompa de Ribagorza “Os barfulaires” y los acordeonistas Jorge Martín y Eduardo Español, finalizó con la Jota de Gigantes y Cabezudos y el coro de repatriados.

Comentarios