Broche de oro a las actuaciones folclóricas, con Elenco Aragonés

La última actuación folclórica programada este San Lorenzo en el Parque Miguel Servet correspondió al grupo folclórico “Elenco aragonés”, creado en 2005, como uno de los primeros frutos que dio la Escuela de danza y folclore que lleva el mismo nombre de Elenco, y que surgió del entusiasmo de dos grandes bailadores de jota, Vicente Galino y Luis Carlos Torralba.

El espectáculo que habían preparado para esta ocasión era un recorrido por las tres provincias aragonesas, caminando por los senderos de la jota, dejando constancia de la riqueza de nuestro folclore. Temas cantados y bailados, distribuidos geográficamente, comenzando con la provincia de Huesca y continuando con Teruel y Zaragoza. El fondo de la actuación eran imágenes que completaban visualmente lo que acontecía en el escenario.

Comenzó la actuación con la jota “Amanece en el valle”, un tema que habla de los valles pirenaicos y la belleza de sus paisajes al amanecer. También Elenco bailó la jota de San Lorenzo, que en su día creó Sarita Villacampa. Siguieron estilos de jota cantada, todos dedicados a la provincia de Huesca, y tras ellos, la pieza “Aragón, tierra bravía”, escrita por Salvador Rovira, compositor nacido en Huesca y vinculado también a Ayerbe. No faltaron las jotas de ronda, como expresión de una costumbre altoaragonesa que se mantiene en muchas localidades del norte de la provincia, basadas en la improvisación más auténtica.

Representando a la provincia de Teruel, se interpretó la Danza Andorrana y la Jota de Calanda, además de cantos dedicados a los Amantes y también al “Pastor de Andorra”. Zaragoza protagonizó el último tramo del festival. Un tema de la zarzuela “La bruja” de Chapi, y “El sitio de Zaragoza”, fueron bailados por el cuadro de bailadores de Elenco.

La actuación se complementó con jotas zaragozanas dedicadas a la Virgen del Pilar y el romance de Agustina, que fue uno de los estrenos de este año.

Elenco ofreció un festival muy completo y variado, con temas de las tres provincias aragonesas, que se complementaron entre ellos, ofreciendo, desde las jotas más clásicas hasta las coreografías más actuales, todo ello, con la proyección de imágenes que ayudaban a seguir mejor la evolución de la actuación.

Comentarios