Los mayores finalizan las fiestas almorzando migas en su homenaje

En la mañana de este día 15 de agosto, los más mayores de la ciudad volvían a disfrutar, de nuevo, de la fiesta homenaje en su honor, que todos los años organiza el ayuntamiento de Huesca, coincidiendo con el último día de las fiestas. Un merecido reconocimiento a su trayectoria, que este año se retrasaba hasta las 10 de la mañana para no hacerles madrugar tanto. Minutos antes, las colas ante el Palacio de Congresos ya eran largas. A los mayores se les veía con ganas de disfrutar.

Cuando se abrían las puertas, comenzaba la avalancha en busca de un sitio en el que sentarse para degustar un plato de migas con uva, agua y vino. Había que coger la mejor posición, aunque tenían sitio y comida para todos. En esta ocasión, las mairalesas, mayores y pequeñas, ejercían de eficientes camareras, y eran ellas las encargadas de servir las migas a las casi 700 personas que se habían reunido. Este año, a causa de la crisis, las migas eran servidas por un catering, se aderezaban con unos granos de uva, pero no había melón de postre. Los invitados, sin embargo, no se quejaban. Consideraban que en estos tiempos hay que ahorrar y que con las migas era más que suficiente.

Realmente agradecidos, se mostraban satisfechos con el almuerzo. Muchos de ellos repetían de buena gana, dispuestos a coger fuerzas para terminar bien las fiestas. San Lorenzo, para los mayores, también son días de fiesta, de baile y de diversión.

ENCUESTAS ABUELOS

En total, se habían preparado 750 raciones de migas con uva, 150 litros de vino y 700 botellines de agua. Para elaborar las migas se utilizaban 20 kilos de chorizo, 10 kilos de panceta, 2 kilos de sal, 100 kilos de pan para migas, 50 cabezas de ajos, 25 kilos de cebollas, 5 kilos de pasas, 20 litros de aceite y 10 kilos de tomate triturado.

Tras el almuerzo, la banda Jazz New Orleans Les gascons laveurs de Tarbes, ponía el broche musical al acto, en el que también se encontraban presentes el alcalde de Huesca, varios concejales, así como las mairalesas, todos ellos disfrutando al ver cómo los mayores pasaban una mañana agradable.

En este acto también se otorgaban los trofeos de todas las competiciones, que se han disputado estos días con auténticos expertos: guiñote, dominó, parchís, hoyete, tejo, rana y petanca. Unos cuantos mayores han compaginado deporte y diversión, algo que se ha visto recompensado.

Y tras el almuerzo y los premios, llegaba el momento de volver a casa, o de continuar disfrutando de los actos de las fiestas, preparados para este día 15.

Comentarios