La Feria Taurina, la nota negativa de San Lorenzo

En estos días de balance y análisis de lo que han sido las fiestas laurentinas en Huesca, sin duda la peor nota se la llevan los toros. Ha sido una de las peores y además añadido con que también se ha notado la crisis y las entradas no han sido buenas, excepto el día 12. Muchos huecos en los tendidos y poca diversión con cuatro corridas a pie y una de rejones que defraudaron a los espectadores. Ha sido el primer año de la empresa Toros del Ebro que tendrá que tomar buena nota de todo.

Los entendidos piden un cambio que en Huesca es difícil de conjugar. Si los carteles no son atractivos, se nota en las gradas, y si las ganaderías son importantes las figuras no acuden por lo que el cambio debería ser poco a poco como se señala desde la Peña Taurina Oscense.

De las ganaderías no se puede destacar nada. De hecho el jurado dejó desierto el premio a la mejor corrida. Alguna excepción, pero mínima. Ni la corrida concurso respondió a las expectativas creadas en el ruedo y en la grada donde se registraba una de las entradas más pobres que se recuerdan en el coso taurino oscense.

A Huesca vienen las figuras, pero algunas caducas y otras sin poner el más mínimo interés por lo que han hecho perder todo el prestigio que en su día tuvo la feria que era una de las destacadas del norte de España. Tal vez se puede destacar el interés que algunos sí que pusieron de su parte como Perera, El Juli, Manzanares o El Cid, aunque sin excesiva fortuna, excepto el primero.

Para colmo de males este año falló hasta la corrida de rejones que no fue un buen espectáculo como en otras ocasiones.

Comentarios