La Plataforma contra la Autopista Eléctrica informa del peligro del comienzo de las obras de la Peñalba – Isona

La Plataforma Unitaria contra la Autopista Eléctrica denuncia, en nota de prensa, el inicio de las obras de la línea de alta tensión Peñalba – Monzón – Isona. Lo hace afirmando que, en diferentes puntos del recorrido que seguiría esta línea, en Lérida, han aparecido estacas con banderolas rojas colocadas por parte de Red Eléctrica de España. Afirman que se trata de una acción ilegal ya que, hasta el momento, la creación de esta línea aún se encuentra en fase de consulta.

Tras descubrir la colocación de diferentes banderolas colocadas en puntos clave de lo que en un futuro podría ser la línea de alta tensión Peñalba – Monzón – Isona, la Plataforma Unitaria contra la Autopista Eléctrica se reunía en el municipio ribagorzano de Puente de Montañana. Según se explica en nota de prensa, se trata de una grave acción ya que, este actuación no cuenta ni con un anteproyecto ni con un estudio de impacto ambiental, lo que hace que sea ilegal el inicio de las obras.

Desde la plataforma, destacan, además, que no se ha informado a los afectados y que, incluso, desde REESA se negó, en un principio, que las banderillas fuesen colocadas por ellos, hecho que posteriormente han tenido que rectificar.

Además, llaman también la atención sobre el hecho de que, a través de las banderillas colocadas, se podría pensar que la alternativa elegida por REESA en la C, la que reaprovecharía las antiguas torres de alta tensión de Aragón – Cazorla y que coinciden con un anterior proyecto, el Graus – Isona – Sallente. Ese proyecto fue anulado por el Tribunal Superior de Justicia, informado, además, desde el Gobierno de España a la Unión Europea, de que se buscarían otras alternativas a ese trazado que atraviesa la sierra de Llaguarres, Lugar de Interés Cultural, y las zonas protegidas del Barranc de l’Espona y de Noguera-Pallaresa y el impacto que para la salud podría tener en localidades como Pueyo de Marguillén, La Puebla del Mon o Luzás.

Comentarios