Tercera actuación del Ciclo Internacional de Órgano de Torreciudad

Este viernes, 20 de agosto, Torreciudad acoge un nuevo concierto de la XVI edición de su Ciclo Internacional de Órgano. Las organistas Mª Esther Ciudad (proveniente de Zaragoza) y Maite Aranzabal (organista titular del santuario) ofrecerán un concierto conjunto.

La interpretación simultánea en los dos órganos del santuario será la gran novedad que traerá esta tercera actuación del Ciclo de Órgano. Durante el concierto podremos disfrutar de obras de distintos artistas de los siglos XVIII, XIX y XX entre los que destacan: Soler, Bach, Cundick o Merkel. La actuación comenzará a las 19’00 h. en la iglesia del santuario y la entrada es libre.

El Ciclo Internacional de Órgano “música sacra” de Torreciudad se caracteriza por la actuación de prestigiosos intérpretes durante todos los viernes del mes de agosto. Con el tiempo se ha constituido en un clásico de los ciclos musicales de Aragón durante el periodo estival, dotado de alta calidad artística, larga tradición y arraigo popular. Además, se une al Festival de la Ribagorza “Clásicos en la Frontera”, que se celebra a lo largo de los meses de julio y agosto en distintos lugares del Altoaragón. Este año cuenta con la presencia de músicos españoles en los tres primeros conciertos, y de dos músicos ingleses para cerrar el ciclo.

El concierto de clausura de este ciclo, que tendrá lugar el 27 de agosto, lleva el título de “Golden Windows”. Su programa estará formado por diversas piezas clásicas y contemporáneas, y será interpretado por los londinenses Howard Rowntree, trompeta, y Terence Charlston, órgano.

El organista Esteban Landart, de Irún, profesor del Centro Superior de Música del País Vasco “Musikene”, inauguró esta edición con obras de J.S. Bach y de F.Liszt. En la segunda actuación, el 13 de agosto, los asistentes pudieron disfrutar de un atractivo programa de música de cámara interpretado por Ensemble Marboré, una novedosa formación de Monzón compuesta por dos violines, viola, violonchelo, trompeta y órgano.

Comentarios