Los consumidores de carne de porcino valoran más la calidad y el vendedor

Feria Femoga, cerdos, tocinos, porcino, Sariñena

Según las conclusiones del estudio sobre consumo de carne de porcino del Observatorio del Consumo y la Distribución Alimentaría del MARM, en la compra de este tipo de carne el consumidor valora principalmente la calidad del producto y la confianza en el vendedor, siendo para los distribuidores un requisito importante la frescura del producto.

En cuanto a la calidad de la carne los consumidores se fijan principalmente en su aspecto valorando que tenga un color rosado, sea tierna y no tenga excesiva grasa, pero tampoco que ésta sea inexistente ya que, según la opinión general, es lo que le da buen sabor.

En general la mayoría de los encuestados declara comprar preferiblemente la carne de porcino al corte, en tienda tradicional y con atención personalizada, si bien cuando se compra embanquetada se considera fundamental que la bandeja esté en perfecto estado.

En cuanto a la tipología de la carne, la mayoría de los consumidores, el 89,1 por ciento concretamente, adquiere habitualmente cerdo blanco, siendo las partes más conocidas y consumidas el centro/lomo, la chuleta, el costillar y el solomillo. Igualmente, los datos del estudio constatan que el consumo de casquería de cerdo es muy bajo, sólo uno de cada cuatro entrevistados la consume.

En cuanto al cerdo ibérico, y debido a su mayor precio, el consumo es bastante más limitado, siendo un 28,8 por ciento de los entrevistados los que declaran consumir este tipo de carne, y especialmente el lomo, el solomillo y el secreto.

En relación con el consumo de cochinillo en el hogar, las cifras demuestran que se realiza en el 31,5 por ciento de los casos, siendo un consumo muy esporádico y limitado a navidades y otras ocasiones especiales, mientras que fuera del hogar el tanto por ciento disminuye hasta un 24,4 por ciento, siendo mas frecuente su consumo por parte de los hombres.

Comentarios