La Catedral de Huesca intenta recuperar su esplendor

Retablo, Catedral Huesca, nueva iluminación, sept

La Catedral de Huesca, o para ser más exactos el conjunto catedralicio oscense, intenta recuperar su esplendor de siglos atrás. Tanto Gobierno de Aragón como Obispado coinciden en la importancia de consolidar los restos arqueológicos que hay en el entorno de la seo, y de recuperar alguna de las dependencias utilizadas a lo largo de la Historia (es el caso del Salón del Tanto Monta, en pleno proceso de restauración).

Respecto al templo como tal, se ha actuado en la portada de la fachada principal (barajándose la idea de volver a colocar una verja), en la mejora de la iluminación interior, en la restauración de varias capillas (como la de los Lastanosa y su cripta),...

El Museo Diocesano ha sido objeto en las últimas décadas de varias intervenciones. En el año 1997 se abría la Sala de Orfebrería (en la antigua Sala Capitular), y en 2004 se inauguraba la ampliación del Museo (con la apertura del claustro románico).

Ahora la atención está puesta en el Salón del Tanto Monta, cerrado desde hace décadas. Se ha actuado en la recuperación de su fábrica, quedando por delante la restauración del artesonado mudéjar. Será un espacio que recuperará la ciudadanía para la celebración de actos culturales.

José María Nasarre, responsable de Patrimonio del Obispado de Huesca y director del Museo Diocesano, apunta que "queda mucho por hacer, sobre todo en la recuperación de los restos arqueológicos (que darán muestra del esplendor que atesoraba siglos atrás este conjunto monumental)".

Nasarre incide en la importancia de consolidar ruinas y dependencias medievales, los trujales y el antiguo Palacio Episcopal, todo ello, dice, plenamente visitable.

La Catedral y el Museo Diocesano de Huesca forman parte de un eje que discurre a través de la ciudad y que incluye sus principales monumentos: Las Miguelas, el Museo Provincial, el Ayuntamiento (con el Colegio Santiago), la iglesia de San Pedro el Viejo (con sus claustros) y la basílica de San Lorenzo.

Comentarios