Cartas al Director: Manifiesto-denuncia tras la proclamación de la DIA del recrecimiento de Yesa

Asociación Río Aragón

Una vez más nos vemos obligados a salir a la calle para reivindicar nuestro derecho a poder vivir tranquilos en la tierra que nos vio nacer.

Una vez más nos sentimos en la obligación ciudadana de convertirnos en voz crítica ante una administración gestora de los ríos que actúa de forma prepotente, y una administración medioambiental cobarde y sumisa ante los dictados de quienes quieren convertir nuestro río Aragón en un cadáver inundado y envuelto en hormigón.

Hoy estamos aquí para decirle al Ministerio de Medio Ambiente Rural y Marino que estamos hartos de su obsesión con este proyecto peligroso y anticuado.

Que estamos hartos de que, una vez más, y en nombre de un falso interés general, pretendan convertirnos en paganos de las ambiciones desmedidas de unos cuantos poderosos.

Queremos decirles que como hasta ahora, y mientras sigan con cualquier pretensión de recrecer Yesa, nos van encontrar en frente. Y que cada día son más evidentes y rotundos los argumentos para abandonar definitivamente este proyecto.

Realizamos este acto en este lugar, porque tenemos visibles varios elementos que simbolizan bien la actitud que la administración tiene con este territorio: no hay recursos para nuestro desarrollo, como muestra la paralización de la autovía, una vía de comunicación fundamental para toda nuestra comarca; y sin embargo, no hay ningún problema para dar luz verde a un proyecto de un coste similar que viene a machacar, de nuevo, nuestra tierra. Además, este punto, tiene el reflejo de un río que alberga una zona LIC y una fértil huerta, y de una obra adjudicada con un puente de 1200 metros y siete km. de nueva carretera absolutamente innecesarios.

Por ello, hoy aquí, queremos

DENUNCIAR

La actitud colonial que con nuestro territorio adoptan las administraciones que debieran ampararnos. Actitud colonial porque una y otra vez, nos quieren sacrificar para satisfacer intereses ajenos.

La cínica e irresponsable actitud de la administración promotora del recrecimiento de Yesa, es decir la Dirección General del Agua, que se permite plantear el recrecimiento de una presa asentada sobre una falla geológica y en un emplazamiento con riesgo de deslizamientos, jugando al azar con la seguridad y la vida de las personas. Y de la administración ambiental, que ante este hecho, cual Pilatos, se lava las manos.

La destrucción consentida de una parte importante del Camino de Santiago, Patrimonio de la Humanidad, con el lamentable e increíble argumento por parte de las administraciones competentes, de que pasará a incrementar el trazado ya desestructurado por el actual embalse.

La destrucción planteada en varias ZEPAS (Zona especial de protección de aves) y zonas LIC (Lugar de interés comunitario), que lejos de preservarlas, dado el valor por el que fueron protegidas, se intentan sustituir por sucedáneos en un entorno que nada tendría que ver con el emplazamiento original que dio lugar a su protección.

El disparatado gasto público que se plantea comprometer para este proyecto, y que ya se eleva a más de 260 millones de euros, es inaceptable en una situación de crisis como la que estamos viviendo, con recortes en infraestructuras fundamentales y en servicios básicos.

El despectivo tratamiento que en la DIA (Declaración de Impacto Ambiental) se da a los habitantes de nuestros pueblos y su forma de vida, que parecen ser considerados como algo marginal e irrelevante. Además del desprecio al sacrificio que ya padecieron en el pasado, cuando la construcción del actual embalse obligó a marcharse de aquí a 1500 personas de Tiermas, Ruesta y Esco.

El abandono a que nos someten día tras día, y que ha tenido uno de sus últimos exponentes en el acceso al valle de Roncal, cortado por un desprendimiento hace casi un mes, y que a fecha de hoy, sigue sin estar resuelto de forma vergonzosa.

El reiterado y bastardo intento de ligar el recrecimiento de Yesa al abastecimiento de Zaragoza, en un intento desesperado de encontrar en su población un aliado para reclamar una obra que cada vez tiene menos apoyo social.

Y por todo ello, hoy aquí, queremos

MANIFESTAR

Nuestro firme compromiso con la defensa del patrimonio y la forma de vida de nuestros pueblos, conscientes de que no somos más que simples disfrutadores de una gran riqueza social, natural y cultural que nos dejaron nuestros antepasados y que queremos dejar a nuestros hijos, interpretando a sí lo que es la verdadera sostenibilidad.

Nuestra firme decisión de usar todas las vías pacíficas a nuestro alcance (políticas, judiciales, movilizaciones,...) para combatir cualquier proyecto de recrecimiento de Yesa; así como de exigir una gestión del agua moderna y avanzada, que siga el espíritu de la DMA (Directiva Marco de Aguas), y que mantenga vivo el río Aragón.

Nuestro absoluto rechazo a la DIA para el recrecimiento de Yesa aprobada estos días por la Dirección de Calidad y Evaluación Ambiental, más propia de una administración acomplejada y cobarde que de una agencia independiente y rigurosa acorde con el siglo XXI, que debiera haber superado los planteamientos de gestión del agua que se alumbraron hace un siglo y que hoy están absolutamente desfasados.

Finalmente queremos recordar que tal vez somos pocos, pero nuestras razones son muchas y cada vez mejor entendidas. A partir de este momento, y con la plena convicción de que conseguiremos parar este proyecto, nos volveremos a empeñar en la labor de informar adecuadamente a la sociedad.

“AQUÍ HAY VIDA. YESA NO”

Comentarios