La VII Puyada de Panticosa Kilómetro Vertical espera superar los 80 participantes

Puyada Panticosa Kilómetro Vertical, agosto 09

Los organizadores de la VII Puyada de Panticosa Kilómetro Vertical, que se disputará este sábado 28 de agosto, confían en superar los 80 participantes, aunque la cifra definitiva de inscritos no se conocerá hasta los momentos previos a la prueba. Se trata de una carrera pedestre de 6,4 kilómetros y 1.000 metros de desnivel, que destaca por su especialización y exigencia. Una de las novedades de este año es que la Mini Puyada, que en 2009 se realizó de manera experimental, va a adquirir este año un carácter oficial con la participación de más de 50 chavales.

La prueba, que está incluida en el Circuito Comarcal de Carreras Populares Pirineos-Alto Gállego, partirá a las diez y media de la mañana de la plaza Mayor de Panticosa para concluir aproximadamente dos horas más tarde en el Pico Cuartalé, donde estará situada la meta a 2.200 metros de altitud. “La primera parte de la carrera transcurre por El Bosque, la zona más llana de todo el recorrido donde los participantes van muy agrupados. A continuación, comienza la parte más dura de la prueba que coincide con la entrada en la estación de Aramón Panticosa. El último tramo está repleto de fuertes pendientes donde algunos corredores terminan el trazado andando o, incluso, ayudándose de bastones”, ha comentado Javier Siguín, responsable del área de Deportes del Ayuntamiento de Panticosa.

La Puyada de Panticosa Kilómetro Vertical es una carrera de montaña que destaca por su alto grado de especialización y exigencia. “Los corredores, que proceden de Francia, el norte de España y de nuestra zona de influencia, acumulan un fuerte entrenamiento específico durante todo el verano. En la edición de 2009, se registró una cifra récord de participación con 70 atletas y este año esperamos alcanzar los 80 corredores”, ha subrayado Siguín.

Además del atractivo deportivo, la carrera permite a los participantes disfrutar de un entorno paisajístico de gran belleza. Como reconoce el responsable del área de Deportes del Ayuntamiento de Panticosa, “es una prueba abierta que, a excepción de su transcurso por la zona de El Bosque, ofrece a los corredores la posibilidad de visualizar todo el trazado que tienen que completar”.

Cuando quedan pocas horas para la celebración de la carrera, los organizadores se afanan en ultimar las labores de balizamiento y comprobación del estado del terreno. “A estas alturas, el recorrido ya está completamente delimitado y ahora sólo falta que la climatología acompañe”, ha comentado Siguín.

De manera paralela, se va a celebrar la Mini Puyada, una prueba menos competitiva que la carrera original y adaptada a las posibilidades de los jóvenes atletas que participan. En 2009, se puso en marcha de manera experimental y fue “tan buena la acogida que le proporcionaron los niños de Panticosa y otros municipios próximos, que este año hemos querido oficializarla, con la ayuda de patrocinadores y un mayor respaldo publicitario”, ha destacado el responsable del área de Deportes del Ayuntamiento panticuto. En esta ocasión, está previsto que participen 50 chavales, que sólo completarán la primera parte del trazado y siempre acompañados de voluntarios, que seguirán todas sus evoluciones.

Los tres primeros clasificados de la Puyada, en categoría absoluta, tanto femenina como masculina, recibirán trofeos y premios en metálico, que irán de 200 a 50 euros. Por otra parte, todos los chavales que corran la Mini Puyada recibirán un recuerdo de su participación en la prueba.

Comentarios