Once tramos de autovía entre Nueno y Jaca, cinco grados de ejecución

Autovía, A-23, tramo Sabiñánigo-Jaca, junio 10

La construcción de la autovía A-23 (Autovía Mudéjar), entre Nueno y Jaca, suma un total de once tramos, los cuales presentan hasta cinco grados de ejecución (desde obras que están a punto de terminar hasta tramos cuyo proceso administrativo está parado). Estos dos extremos se dan en el tramo Sabiñánigo-Jaca, cuya apertura al tráfico está prevista para finales de este año, y en los tramos Sabiñánigo Este-Sabiñánigo Oeste y Variante de Jaca (el proceso administrativo, como decimos, está parado).

El tramo Sabiñánigo-Jaca tiene una longitud de 9,6 kilómetros y discurre paralelo a la actual carretera nacional. Las obras están paradas, a la espera de retomarlas y finalizarlas en este año. La apertura al tráfico está prevista para finales de 2010 (frente a la previsión manejada meses atrás, en la que se decía que se abriría a la circulación a finales del presente verano).

Los trabajos están medio avanzados y se desarrollan a ritmo lento en cuatro tramos, que suman un total de 24,5 kilómetros. Son los tramos Nueno-Congosto del Isuela, Arguis-Alto del Monrepós, Caldearenas-Lanave y Sabiñánigo Sur-Sabiñánigo Este.

Además, las obras están paradas en el tramo Alto de Monrepós-Caldearenas (se han quedado en el inicio de los trabajos). El tramo mide 4 kilómetros.

El contrato de obra ha quedado rescindido en otros tres casos, sumando en total 12,5 kilómetros. Son los tramos Congosto del Isuela-Arguis, Lanave-Embalse de Jabarrella y Embalse de Jabarrella-Sabiñánigo Sur.

El proceso administrativo está parado en dos tramos, que suman 15 kilómetros. Se trata del Sabiñánigo Este-Sabiñánigo Oeste y Variante de Jaca.

Todos estos tramos son el extremo norte de la Autovía Mudéjar, que además permiten conectar otras dos autovías: la A-21, Pamplona-Jaca; y la A-22, Huesca-Lérida. Es el denominado eje Pamplona-Huesca-Lérida.

Comentarios