Villanueva de Sigena exige prolongar la apertura del Monasterio hasta 2011

Monasterio Sigena, agosto 10

La Dirección General de Patrimonio del Gobierno de Aragón informaba en los últimos días de la apertura del Real Monasterio de Sigena a visitas turísticas en el mes de septiembre, prolongando de esta manera las visitas de este mes de agosto. El Monasterio abrirá sus puertas todos los sábados del próximo mes en horario de doce y media de la mañana a cinco de la tarde.

Audio sin título

Tras la apertura temporal de agosto, parece que se han atendido las peticiones realizadas para que el Monasterio abriera los fines de semana, por ser días más propicios para recibir visitantes. Hay que recordar que la apertura de este Bien de Interés Cultural en agosto se limitaba a días laborables y con un horario muy reducido, a excepción del sábado día 28.

El alcalde de Villanueva de Sigena Alfonso Salillas, reconocía “estar contento con la noticia porque siempre es mejor que esté abierto un sábado y no un miércoles”

Por su parte, desde el Gobierno de Aragón, la Consejera de Cultura Mª Victoria Broto, manifestaba que la orden religiosa de las Hermanas de Belén “debe entender que el Real Monasterio, tienen que contemplar un horario de visitas y que el Gobierno de Aragón lo propiciará, siempre que las obras de remodelación del cenobio lo permita”

Aún así el primer edil dejaba claro que la aspiración de Villanueva de Sigena “es mejorar el horario, extender la apertura a los domingos y, sobre todo, dar continuidad a las visitas turísticas hasta el año 2011, cuando está previsto que comience la 2ª fase de las obras de recuperación”

El cenobio del Monasterio fue declarado Monumento Nacional Histórico-Artístico en 1923 y Bien de Interés Cultural en 2002.

El Monasterio de Santa María de Sigena fue fundado por voluntad de la reina doña Sancha, esposa del rey Alfonso II, hacia 1188. Se ubicó a orillas del río Alcanadre y acogió reinas, princesas e hijas de familias nobles del Reino y la Corona de Aragón. Fue Archivo Real y también Panteón Real, destacando las sepulturas de la propia reina doña Sancha y la de su hijo Pedro II, único monarca de la Corona de Aragón enterrado en Aragón.

Del antiguo monasterio románico hoy sólo se conservan el templo y una pequeña parte del claustro, en torno al cual se distribuían originalmente el resto de las dependencias, además del palacio prioral (s. XVIII) situado en el suroeste. Las obras de arte y piezas litúrgicas están actualmente distribuidas en diferentes museos y colecciones privadas, tanto nacionales como extranjeras.

Comentarios