Luis Alberto Hernando y Alicia Olazábal se hacen con la victoria en la VII Puyada Kilómetro Vertical de Panticosa

Luis Alberto Hernando, que también consiguió la victoria en la edición de 2009, se ha alzado con el triunfo en la categoría absoluta masculina de la VII Puyada de Panticosa Kilómetro Vertical, que se ha disputado este sábado, invirtiendo un tiempo de 47 minutos y 55 segundos. José Antonio Algueta y Juan Carlos Apilluelo han cruzado la línea de meta en segunda y tercera posición, respectivamente. En categoría absoluta femenina, Alicia Olazábal ha llegado en primer lugar con un tiempo de 1 hora, 0 minutos y 19 segundos.

En lo que respecta a la Mini Puyada, en la que han participado 35 chavales, éstos son los primeros clasificados en las distintas categorías. En infantil 1 masculino, el ganador ha sido Julio Jimeno; en Infantil 1 femenino: Yarina Belío; en Infantil 2 masculino, el triunfo ha sido para el panticuto Héctor Belío y en la misma categoría femenina, la victoria ha sido para Esther Jiménez.

La Puyada, en la que finalmente han participado 55 atletas, es una carrera pedestre de 6,4 kilómetros y 1.000 metros de desnivel, que destaca por su especialización y exigencia. De hecho, buena parte de los participantes han destacado la dureza de la carrera. La prueba, que está incluida en el Circuito Comarcal de Carreras Populares Pirineos-Alto Gállego, ha partido a las diez y media de la mañana de la plaza Mayor de Panticosa para concluir aproximadamente dos horas más tarde en el Pico Cuartalé, donde se ha situado la meta a 2.200 metros de altitud.

“La primera parte de la carrera ha transcurrido por El Bosque, la zona más llana de todo el recorrido donde los participantes han ido muy agrupados. A continuación, ha comenzado la parte más dura de la prueba que coincide con la entrada en la estación de Aramón Panticosa. El último tramo, que está repleto de fuertes pendientes, ha provocado que algunos corredores terminaran el trazado andando o, incluso, ayudándose de bastones”, ha comentado Javier Siguín, responsable del área de Deportes del Ayuntamiento de Panticosa.

De manera paralela, 35 chavales han participado en la Mini Puyada, una prueba menos competitiva que la carrera original y adaptada a las posibilidades de los jóvenes atletas. En 2009, se puso en marcha de manera experimental y fue “tan buena la acogida que le proporcionaron los niños de Panticosa y otros municipios próximos, que este año hemos querido oficializarla, con la ayuda de patrocinadores y un mayor respaldo publicitario”, ha destacado Siguín. Las evoluciones de los más pequeños han estado seguidas muy de cerca por un grupo de voluntarios, que les han acompañado durante todo el trayecto.

Los tres primeros clasificados de la Puyada, en categoría absoluta, tanto femenina como masculina, han recibido trofeos y premios en metálico, de entre 200 y 50 euros. Por otra parte, todos los chavales que han corrido la Mini Puyada han recibido un recuerdo de su participación en la prueba.

Comentarios