La música hebrea de Trivim Klezmer cierra el ciclo "Otras músicas" en Sabiñánigo

El ciclo “Otras músicas” llega este viernes a su fin con la actuación de Trivim Klezmer, formación oscense que acercará al público de Sabiñánigo los sonidos propios de la música hebrea. El concierto tendrá lugar en el Molino Periel de la ciudad serrablesa, a partir de las ocho y media de la tarde. Anteriormenete, han participado en este ciclo otros artistas, como Jahsta, Karamba, Ana Midon y Dani Ro.

Trivium klezmer es una formación instrumental integrada por Manuel Franco al acordeón, Jorge Ramón con el clarinete bajo y Juan Luis Royo al clarinete soprano. Todos ellos son conocidos por formar parte de un buen número de grupos aragoneses como Eraje, Joaquín Pardinilla o Ricardo Constante, entre otros, pero en esta ocasión se reúnen para presentarnos su particular capricho musical: una banda al estilo hebreo.

Su repertorio está lleno de ritmos frenéticos, desgarrados timbres, diversión y locura además de lamentos y sollozos, pues todo cabe en un concierto en el que, además, podemos escuchar una melodía gitana, un tango o una tonada sefardí; todo interpretado con el particular sonido que crea esta prometedora y sorprendente banda.

Este grupo de música tradicional hebraica recibió una mención especial por su espectáculo "Klezmorim" en el marco de la Muestra Aragonesa de Artes Escénicas y de la Música de Alcañiz. "Klezmorim" es un nuevo proyecto de música klezmer en el que se revisa el mundo musical hebraico, que se aborda desde una nueva perspectiva centrada en la familia del clarinete y el acordeón como timbres esenciales. Su concierto es una aproximación al klemzer diferente; una actuación divertida, llena de energía, pasión y ritmo desenfrenado, que intenta recuperar el carácter melancólico, festivo e imprevisible de la música popular judía.

El repertorio de Trivium Klezmer no es estrictamente folclórico, puesto que con el klezmer como punto de partida, también está presente la influencia de grandes clarinetistas del género, giros al jazz y a la improvisación, al tango y a la música klezmer de Norteamérica y Argentina. Toda esta suma desemboca en una fresca y creativa amalgama de sonoridades.

Comentarios