Villanueva de Sijena reclamará el regreso de los bienes este sábado

Las gentes de Villanueva de Sijena y de las cercanías, están llamadas este sábado a manifestarse en pro del retorno de las obras de arte emigradas que se encuentran en Cataluña. Así, la localidad monegrina toma la delantera a Peralta de Alcofea y Berbegal que anunciaban días atrás una manifestación prevista para el mes de noviembre en la capital y con el objetivo de reclamar las obras de arte sacro que se encuentran en deposito en el Museo Diocesano de Lérida. La manifestación de Villanueva de Sijena está prevista para este próximo sábado a partir de las 11.30 horas.

Con esta manifestación, y en palabras de Alfonso Salillas, alcalde de la localidad monegrina, se pretende poner en relieve que la localidad de la que es alcalde, “era la primera en reclamar la vuelta de esas obras de arte emigradas”. Salillas comentaba que este sábado se leerá un manifiesto reivindicativo reclamando una mayor actuación para conseguir la vuelta de las más de 130 obras, todas ellas del Real Monasterio de Sijena, que se encuentran en Cataluña.

Para Salillas, la manifestación convocada en Zaragoza por los alcaldes de Peralta y Berbegal no se hace de la manera más correcta, ya que en ella sólo se reclamarán los bienes de las parroquias “y en ningún momento nombraban los del Monasterio de Sijena, y tendrían que reclamarse todos los bienes, y no sólo algunos”. Decía el alcalde de la localidad monegrina que de acudir a esa manifestación lo haría como ciudadano aragonés, y no como alcalde de Villanueva si no cambian las cosas, ya que como alcalde no se le invitaba. Aunque si que añadía que él invitaría a los alcaldes de Peralta y Berbegal a la manifestación de este sábado.

Noventa y seis bienes del monasterio de Sijena eran vendidos por sus propietarias de la Orden de San Juan de Jerusalén a la Generalitat de Cataluña entre 1983 y 1992. Cuando el Gobierno de Aragón ejerció el derecho de adquisición preferente de retracto sobre estos bienes en 1997, la Generalitat interpuso conflicto positivo de competencias ante el Tribunal Constitucional, que fue admitido a trámite el 21 de julio de 1998. Desde entonces, el caso sigue paralizado, siendo uno de los más antiguos pendientes de resolución.

Comentarios