Se revisa el Plan de Recuperación de una planta exclusiva del pre-pirineo aragonés

La Borderea chouardii es una planta en peligro de extinción, de la que sólo se conocen a nivel mundial las poblaciones existentes en la provincia de Huesca. Dicha planta cuenta desde 1994 con un plan de recuperación que se va actualizando para adaptarlo a la situación actual de la especie. Ahora el Gobierno de Aragón ha aprobado la revisión de este plan para que cuente con protección especial en dos pequeñas zonas más que se encuentran en los términos municipales de Fiscal, Boltaña y Plan.

El Consejo de Gobierno ha aprobado el Decreto por el que se establece el régimen de protección y se revisa el Plan de Recuperación de la Borderea chouardii, una planta incluida en el Catálogo de Especies Amenazadas de Aragón y también en el nacional, así como en los anexos de la Directiva Europea de Hábitats.

El ámbito de aplicación del Plan de Recuperación anterior de la Borderea chouardii se limitaba a una parte del término municipal de Sopeira, en la comarca de La Ribagorza. El que ahora se aprueba abarca dos pequeñas zonas más, que ya cuentan con protección especial al estar incluidas en el Lugar de Importancia Comunitaria (LIC), los LIC “Silves” y “Río Ara” (dentro de Fiscal y Boltaña) y en los LIC “Macizo de Cotiella” y “Chistau”, en término municipal de Plan.

Entre las actuaciones recogidas en el Decreto para preservar esta especie, se incluyen los trabajos de monitorización e investigación científica de las poblaciones existentes, así como acciones de educación ambiental para divulgar los avances realizados en la recuperación de la Borderea chouardii y sensibilizar en la importancia de su conservación.

Nuevas poblaciones

En las zonas en las que se aplica el Plan de Recuperación se está desarrollando un proyecto para la fundación de nuevas poblaciones. En este sentido es destacable que, tras las primeras siembras realizadas en 2003 fuera de la población original, los ejemplares que germinaron la primavera de 2006 han empezado a florecer y fructificar, lo que significa que se han adaptado a las zonas seleccionadas y van en camino de formar una población viable. Si estos resultados, que de momento sólo ocurren en una población fundada, se confirman y extienden a las otras dos nuevas, se habrá conseguido un importante hito en la conservación del patrimonio natural exclusivo de Aragón.

Hay que recordar que esta especie emblemática para la conservación de la flora en España, por ejemplo su hoja es el logotipo de la Sociedad Española para la Biología de la Conservación de Plantas, presenta sexos separados en diferentes en ejemplares. También es excepcionalmente longeva para ser una planta herbácea, puede superar los 300 años de edad. Además, las acciones propuestas se fundamentan en que una de las principales limitaciones biológicas de este vegetal es la gran dificultad para dispersarse a distancias mayores de unos pocos metros.

Comentarios