La información, clave a la hora de elegir un gimnasio

maquinas , pesas , gimnasio Alameda , entrada, 08

Las nuevas matriculaciones en gimnasios se multiplican al finalizar el periodo de vacaciones estivales. Por eso, desde la Dirección General de Consumo se recuerda que hay una serie de recomendaciones a tener en cuenta a la hora de seleccionar este tipo de centros y servicios.

En primer lugar, se debe comprobar el estado y el equipamiento de las instalaciones para la práctica de las actividades que se ofertan, tanto en lo que se refiere a los aparatos y salas como a otros servicios complementarios que pueden existir (sauna, jacuzzi, aparatos bronceadores) y a las instalaciones generales (vestuarios, taquillas etc.).

Otro aspecto a tener en cuenta es la diversidad de los servicios ofertados, por lo que hay que comprobar que el centro lleva a cabo las actividades más adecuadas para el perfil del usuario, y la posibilidad de variar entre unas y otras. También es importante el asesoramiento médico deportivo para practicar los ejercicios adecuadamente, evitar así posibles lesiones y escoger las actividades más acordes al estado físico individual.

Además, hay que contar con la preparación profesional y la atención personalizada de los monitores especializados en las disciplinas que se elijan, la atención al cliente en general, la gama de horarios para encontrar el que más se adapte a las necesidades y, en su caso, la flexibilidad horaria.

La información sobre tarifas y matrícula debe ser clara, al igual que sobre las formas de pago, y también es importante informarse de los procedimientos para darse de baja o si el gimnasio ofrece la posibilidad de suspender voluntariamente durante algunos periodos de tiempo el servicio por parte del usuario y el coste de esa suspensión.

Por último, el gimnasio debe entregar un contrato en el que se expresen las condiciones, requisitos, tarifas y procedimiento de baja, es decir, con todos los elementos esenciales del mismo. En algunos gimnasios se entrega un folleto o catálogo en el que se hacen constar los precios y tarifas de sus servicios. En ellos, se informa sobre los distintos servicios que ofrece el establecimiento así como de los horarios de las actividades deportivas; también informan sobre las distintas actividades, su dificultad, las normas de uso de las instalaciones y una serie de recomendaciones generales para los usuarios. El consumidor debe saber que todo ello no sustituye al contrato.

Comentarios