El Salud indemnizará a un paciente de Barbastro por retraso en el tratamiento

El Salud de Aragón indemnizará con 45.000 euros a un paciente del Hospital de Barbastro que sufrió un infarto cerebral, por reconocer que se produjo un retraso y falta de oportunidad en su tratamiento. J. E. M., de 64 años, llevaba 5 años de tratamiento por una lesión isquémica en el corazón y aunque desde octubre de 2007 presentaba síntomas de empeoramiento desde urgencias siempre lo remitían a casa, según informa la Asociación Defensor del Paciente en un comunicado.

A raíz de los accidentes isquémicos transitorios que presentó a lo largo del año 2008, el 25 de septiembre de ese año se le realizó una angiorresonancia que evidenció una estenosis crítica de arteria carótida pero cuyos resultados no se comunicaron a la familia hasta el 19 de noviembre.

El paciente fue citado para cirugía vascular en el Hospital Miguel Servet de Zaragoza para el 19 de diciembre y, sin embargo, el día 15 de ese mes sufrió un infarto cerebral con secuelas que le han incapacitado para llevar una vida independiente, con un grado de minusvalía del 51 por ciento.

Tras la queja de los familiares, los Servicios Jurídicos en Aragón del Defensor del Paciente interpusieron una Reclamación de Responsabilidad Patrimonial ante el Gobierno de Aragón el 5 de Marzo de 2009 por entender que se podía haber evitado el infarto cerebral. Iniciado el expediente administrativo, la Inspección Médica del Gobierno de Aragón determinó que hubo demora excesiva tanto en la cita para resultados en el Hospital de Barbastro, como en cirugía vascular, lo que implicó una pérdida de oportunidad en el tratamiento y posteriormente se fijó una indemnización de 45.000.

El paciente y su familia aceptaron la indemnización, sin llegar a juicio, y lo exponen públicamente para que en el Hospital de Barbastro se tomen las medidas adecuadas que eviten que esta situación se repita con otros pacientes. La defensa del caso ha sido tramitada por el Letrado Ricardo Agóiz, especialista en derecho sanitario y adscrito a los Servicios Jurídicos de El Defensor del Paciente en Aragón.

Comentarios