Osca XXI pide que se desestime el Proyecto de Centro de Valorización Energética de Residuos Urbanos

La Federación de Barrios Osca XXI, durante el periodo de consultas previas al Proyecto del Centro de Valorización Energética de Residuos Urbanos, ha presentado sus alegaciones en las que muestra su oposición ante este proyecto. Indican que el Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (INAGA) no ha mostrado este proyecto a ninguna asociación de vecinos ni ningún colectivo de participación ciudadana.

En sus alegaciones piden además de la desestimación del proyecto de Centro de Valorización Energética de Residuos Urbanos, que se potencien las políticas preventivas basadas en la reducción, reutilización y reciclaje, y que se oiga a la Federación de Barrios en cualquier proceso y trámite relativo a esta iniciativa.

En sus alegaciones, la Federación se opone taxativamente a la construcción de cualquier tipo de incineradora, indican que cualquier tipo de incineradora emite gases altamente contaminantes, independientemente del aporte de energía, entre los que se incluyen las dioxinas (Componentes Orgánicos Persistentes) y los furanos que se traslada cientos de kilómetros y se acumulan en animales y humanos, siendo la población de Huesca y alrededores los perjudicados. Entienden que una incineradora no es una fuente de energía verde.

Añaden que admitir una incineradora en nuestro territorio sería infravalorar los pasos previos como la reducción, la reutilización y el reciclaje, pautas necesarias para un desarrollo sostenible y que el Ayuntamiento de Huesca ignora a menudo estos tres pasos necesarios. Indican también que en la memoria inicial, punto 2.4.1, se establecen 46.000 toneladas anuales, cantidad totalmente arbitraria y en contra de toda lógica puesto que en la página 8 los residuos estimados en 2009 son de 45.776 y la tendencia es a la baja según las estadísticas de la Corporación, en contraposición de la recogida de envases que aumenta. Y si nos hiciéramos cargo de otros territorios tal y como se indica en dicho punto sería de envases que no deben ir a la incineradora. En cuanto a la materia orgánica, la memoria indica que no es factible recoger la fracción porque no se alcanza y por la gran dispersión geográfica. No obstante, y a falta de estudios estadísticos, como se indica en la pág 12, donde se indica que el plan para la gestión de la materia orgánica no se ha realizado, casi el 40% de la basura es materia orgánica que va directamente al vertedero cuando podría utilizarse y comportarse.

Concluyen diciendo que el Ayuntamiento de Huesca no da cabida a la participación ciudadana, imprescindible en toda gestión ambiental, no realiza campañas de sensibilización entre la población, no tiene programas medioambientales ni en los colegios ni entre los habitantes, ni subvenciones específicas destinadas a preservar, potenciar y respetar el medio ambiente, tal y como hacen otros departamentos.

Comentarios