Avanzan los trabajos para recuperar el monte público ocupado por el coto de Bastarás

Los operarios del Gobierno de Aragón penetraban este miércoles en la zona pública que Fimbas ha tenido vallada durante unos 37 años, para iniciar los trabajos de retranqueo. Esta actuación, denuncia Ecologistas en Acción, venía siendo impedida por la empresa desde hace décadas. También, aseguran, lo intentaba este miércoles cuando obstaculizaban con vehículos y maquinaria pesada la entrada de los operarios de la DGA, aun cuando estos se hallaban en zona de titularidad pública. La empresa Fimbas, propietaria del coto, se había apoderado de 330 hectáreas de monte público que ahora, el ejecutivo autónomo, está recuperando.

Estos hechos han sido puestos por Ecologistas en Acción en conocimiento de la Subdelegación del Gobierno en Huesca, para que tome las medidas necesarias que eviten, mientras duren las tareas de recuperación del espacio público, estas actuaciones.

A pesar de todo, los ecologistas valoran el nuevo paso dado y reconocen el esfuerzo realizado por los técnicos y Agentes de Protección de la Naturaleza del servicio de Medio Ambiente, que han intervenido en la operación.

Ecologistas en Acción denunciaba, hace unos días, la construcción de una nueva pista, en monte público, para llevar a cabo las labores de retirada de la valla del coto de Bastarás. La asociación ponía en duda el sistema utilizado por el Gobierno de Aragón para eliminar la valla de la finca que invade Parque Natural y colocar otra, en el auténtico límite. En su visita a la zona, este miércoles, comprobaban que la nueva pista estaba totalmente construida.

Ecologistas en Acción no entiende los intereses que hay, en torno a esta empresa, para que se le permita hacer todo lo hecho en la zona de Bastarás. Las más de 300 hectáreas pertenecían, en el momento de la construcción del coto, al ayuntamiento de Rodellar. Hoy, pertenecen al consistorio de Bierge.

Estos trabajos se hacen de forma subsidiaria. El Gobierno de Aragón pasará el presupuesto a la empresa Fimbas, para que corra con los gastos.

Comentarios