No es Nadal todo lo que reluce…

Manu Moreno

Cualquier persona que haya comprado cualquier periódico estos días, deportivo o no deportivo, seguro que ha visto un titular similar al de “Nadal, el mejor deportista español de la historia”, “Rafa, el mejor de todos los tiempos”, “Nadal es un ser superior”…

Estos, son tan sólo algunos de los que he podido observar yo, y uno que es firme defensor de lo aragonés recordaba a una deportista que nada tiene que envidiar a Rafa Nadal. Hablo de Sheila Herrero, patinadora, y quince veces campeona del mundo.

Muchos de ustedes quizás no sepan quien es, ya que el patinaje es una modalidad de las denominadas “minoritarias”, pero lo cierto es que esta espigada deportista zaragozana ha puesto el nombre de Aragón en todo el mundo.

Su periplo en esto del deporte ha sido triste: sin apoyos en su país tuvo que emigrar a un equipo italiano que le consideraba lo que era por entonces, una estrella, y con pocos patrocinadores que le ayudaban en sus múltiples viajes a lo largo y ancho del globo terráqueo consiguió en total la nada desdeñable cifra de 340 títulos entre mundiales, europeos y nacionales. Nadie le hacía sombra. Se retiró como empezó, sin hacer ruido. Pero aún con todo, y con permiso del señor Nadal y de las editoriales más importantes del país, hoy por hoy, Herrero sigue siendo la mejor deportista española de todos los tiempos, y encima es aragonesa. Sus quince oros mundiales todavía siguen colgando en su habitación, y no en un museo del deporte que es donde deberían estar. Tenemos que poner en valor lo nuestro.

Y es que ya lo digo yo. No es Nadal todo lo que reluce…

Comentarios