Los silencios de Luis Felipe

Luis Laiglesia

Nadie se hubiera aventurado hace unos meses a apostar por la figura de Luis Felipe como candidato a la Alcaldía por el Partido Socialista Obrero Español, pero la renuncia de Fernando Elboj, inesperada por todos, incluido el propio Felipe, y una serie de acontecimientos y decisiones del actual alcalde de Huesca, le ha llevado a ser el candidato socialista sin discusión en los próximos comicios.

A Felipe se le premiará con la decisión que tomará el próximo lunes el Comité Local de los socialistas varias cosas, entre ellas el silencio, que a veces es la mejor respuesta ante determinadas situaciones.

¿Por qué digo el silencio? Pues porque Luis Felipe, aunque se ha tenido que comer algún marrón que otro, nunca ha reprochado que no le correspondiera, como fue el caso.

Eso es lo que ocurrió cuando Felipe fue el cabeza de turco en el momento en el que el ganado se le revolucionó a Alberto Larraz como gestor de los servicios sociales de la comunidad. En ese momento, el hoy Alcalde, fue el pagano con su dimisión de algo que no le correspondía. Entonces, la respuesta de Felipe fue el silencio.

Otra más reciente. Fernando Elboj, tras alguna discrepancia con Felipe, aprovecha una remodelación de gobierno para relegarlo a un segundo plano. Entonces, la respuesta de Luis Felipe fue también el silencio.

Se podría decir que Luis Felipe será candidato por sus silencios, aunque también han jugado en la elección del PSOE un papel fundamental otras cuestiones que no vienen al caso.

El silencio, por tanto, también da sus frutos, como vemos, aunque es una respuesta de la que no se debe abusar; porque el silencio, de la sumisión está separado sólo por una delgadísima línea. Es más, el silencio es una respuesta inapropiada para un alcalde…incluso para un candidato.

Comentarios