Más de 4 millones para la conservación del oso, compatible con la ganadería

El Departamento de Medio Ambiente invierte desde 2006 hasta 2010 unos 4.070.000 euros en promover la conservación del oso pardo, especie en peligro de extinción en el Catálogo de Especies Amenazadas de Aragón, y su compatibilización con las actividades tradicionales en las zonas pirenaicas con presencia de esta especie. Estas partidas se destinan tanto a estudios y seguimientos para su conservación como a líneas de apoyo a los ganaderos e indemnizaciones por los ataques sufridos al ganado.

El Departamento de Medio Ambiente cuenta con la Red de Seguimiento de Oso Pardo, integrada por Agentes de Protección de la Naturaleza, vigilantes de las Reservas de Caza y un equipo específico de cinco Vigilantes del Oso, especializados en la detección de indicios y rastros del plantígrado.

Para compatibilizar la conservación de la especie con el fomento e impulso de las actividades tradicionales en el territorio, el Departamento de Medio Ambiente ha hecho un gran esfuerzo por apoyar a los ganaderos que se encuentran en zonas oseras, fundamentalmente a través de la Orden anual de ayudas encaminada a la prevención de daños al ganado (protección de los rebaños con cercados electrificados, uso de mastines, etc.), además de otras actuaciones ejecutadas para mejorar la calidad de vida de los ganaderos como la mejora de accesos a puertos, la instalación de refugios para pastores, mejora de infraestructuras generales o la dotación de perros para la protección de los rebaños.

El Boletín Oficial de Aragón publicará en los próximos días esta Orden que, por segundo año consecutivo, el Gobierno de Aragón asume íntegramente con recursos propios, ya que el pasado año ya dejó de recibirse financiación europea a través de la medida agroambiental específica para esta línea de actuación.

“El Gobierno de Aragón ha hecho un gran esfuerzo por hacer compatible la conservación de una especie amenaza y el apoyo a los ganaderos en zonas pirenaicas que, de manera directa o indirecta, sufren la presencia del oso”, ha dicho la directora general de Desarrollo Sostenible y Biodiversidad, Anabel Lasheras.

El presupuesto inicial de la Orden para este año asciende a 383.000 euros, si bien se incrementará en función de las solicitudes que se reciban. La Orden diferencia dos líneas de actuación claramente delimitadas. La primera de ellas se refiere a las ayudas a la ganadería extensiva como método de mantenimiento de los hábitats supraforestales en los espacios pirenaicos Natura 2000, dentro de la Red Natural de Aragón. Con esta Orden se pretende incentivar el pastoreo en régimen extensivo durante al menos 100 días en los pastos alpinos y subalpinos, habida cuenta de que la persistencia de estos usos ganaderos en los puertos de montaña constituye un elemento esencial para la preservación de este tipo de hábitats y de la biodiversidad que albergan.

El segundo módulo recoge propiamente la compensación de los costes indirectos causados a las explotaciones ganaderas extensivas en las zonas con presencia del oso pardo y subvenciona la adopción de sistemas eficaces de protección del ganado frente al oso, y acciones específicas de compatibilización del oso y la ganadería. Estas ayudas se modulan en función de la presencia más o menos frecuente del oso pardo en las distintas áreas pirenaicas.

Las ayudas de esta Orden se otorgan de manera independiente a las indemnizaciones que reciben los ganaderos por los ataques de oso a las reses. En los últimos tres años, se han concedido cerca de 1.100 subvenciones a través de esta Orden.

La Orden establece quiénes son los beneficiarios y cuáles son los requisitos para obtener las subvenciones en cada una de las líneas de ayuda. Las ayudas otorgadas al amparo de esta Orden serán compatibles con otras ayudas para la misma actividad provenientes de otras Administraciones Públicas o de entidades privadas. El plazo de presentación de las solicitudes será de 20 días naturales contado a partir del día siguiente a la publicación de la Orden en el Boletín Oficial de Aragón.

Comentarios